Angela Merkel and Jean-Claude Juncker at emergency refugee summit. Delmi Alvarez /ZUMA Wire

Reconstruir el sistema de asilo

NUEVA YORK – La Unión Europea necesita asumir la responsabilidad por la falta de una política de asilo común, lo que hizo que la creciente llegada de refugiados de este año dejara de ser un problema manejable para convertirse en una nueva crisis política. Cada estado miembro se ha centrado de manera egoísta en sus propios intereses, actuando muchas veces en contra de los intereses de los demás. Esto precipitó el pánico entre los refugiados, el público en general y las autoridades responsables de la ley y el orden. Quienes buscan asilo han sido las principales víctimas.

La UE necesita un plan integral para responder a la crisis -un plan que reafirme la gobernancia efectiva de los flujos de refugiados para que ocurran de una manera segura y ordenada y a un ritmo que refleje la capacidad de Europa de absorberlos. Para ser integral, el plan tiene que extenderse más allá de las fronteras de Europa. Es menos disruptivo y mucho menos costoso mantener a los potenciales refugiados en su ubicación actual, o cerca.

Como el origen de la crisis actual es Siria, el destino de la población siria tiene que ser la principal prioridad. Pero no se debe olvidar a otros refugiados y migrantes. De la misma manera, un plan europeo debe estar acompañado por una respuesta global, bajo la autoridad de las Naciones Unidas, y debe involucrar a sus estados miembro. Esto distribuiría la carga de la crisis siria entre un número mayor de estados, estableciendo al mismo tiempo patrones globales para lidiar con los problemas de una migración forzada en términos más generales.

He aquí los seis componentes de un plan integral.

Primero, la UE tiene que aceptar por lo menos un millón de refugiados cada año en un futuro previsible. Y, para hacerlo, debe compartir la carga de manera justa -un principio que finalmente una mayoría calificada estableció en la cumbre del miércoles pasado.

Un financiamiento adecuado es fundamental. La UE debería ofrecer 15.000 euros (US$16,800) anuales por cada refugiado durante los dos primeros años para ayudar a cubrir la vivienda, la atención médica y los costos educativos -y para que a los estados miembro les resulte más atractivo aceptar a los refugiados-. Puede recaudar estos fondos emitiendo bonos a largo plazo mediante su capacidad de endeudamiento AAA esencialmente sin utilizar. Esto tendría el beneficio adicional de ofrecer un estímulo fiscal justificado a la economía europea.

The World’s Opinion Page

Help support Project Syndicate’s mission

subscribe now

Igualmente importante es permitirles tanto a los estados como a los refugiados expresar sus preferencias, ejerciendo la menor coerción posible. Ubicar a los refugiados donde ellos quieran ir -y donde sean queridos- es una condición sine qua non del éxito.

Segundo, la UE debe liderar el esfuerzo global para ofrecer un financiamiento adecuado al Líbano, Jordania y Turquía para sustentar a los cuatro millones de refugiados que actualmente viven en esos países.


Hasta ahora, sólo se recaudó una porción del financiamiento necesario aún para una atención médica básica. Si se incluyen  la educación, la capacitación y otras necesidades esenciales, los costos anuales ascienden a por lo menos 5.000 euros por refugiado, o 20.000 millones. La ayuda de la UE a Turquía, si bien se duplicó la semana pasada, sigue representando apenas 1.000 millones. Por otra parte, la UE también debería ayudar a crear zonas económicas especiales con una condición comercial preferencial en la región, incluidos Túnez y Marruecos, para atraer inversión y generar empleos tanto para los residentes locales como para los refugiados.

La UE tendría que asumir un compromiso anual con los países de primera línea de por lo menos 8.000-10.000 millones de euros. El saldo debería ser aportado por Estados Unidos y el resto del mundo. Esto se podría sumar a la cantidad de bonos a largo plazo emitidos para sustentar a los refugiados en Europa.

Tercero, la UE debe establecer de inmediato una única Agencia de Asilo y Migración de la UE y, llegado el caso, una única Guardia Fronteriza de la UE. El actual rejunte de 28 sistemas de asilo diferentes no funciona: es costoso, ineficiente y produce resultados ampliamente inconsistentes a la hora de determinar quién califica para obtener asilo. La nueva agencia reestructuraría gradualmente los procedimientos y desarrollaría una política de regreso efectiva y respetuosa de los derechos para los migrantes que no califican para el asilo.

Cuarto, deben establecerse canales seguros para los refugiados, empezando por llevarlos de Grecia e Italia a sus países de destino. Esto es muy urgente si se quiere aliviar el pánico. El próximo paso lógico es extender los canales seguros a la región de primera línea, reduciendo así la cantidad de migrantes que hacen el peligroso cruce del Mediterráneo. Si los refugiados tienen una posibilidad razonable de llegar a Europa, tienen muchas más probabilidades de quedarse donde están. Esto requerirá negociar con los países de primera línea, en cooperación con la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, para establecer allí centros de procesamiento -siendo Turquía la prioridad.

Los acuerdos operacionales y financieros desarrollados por la UE deberían utilizarse para establecer estándares globales para el trato de los refugiados y los migrantes. Esta es la quinta pieza del plan integral.

Finalmente, para absorber e integrar a más de un millón de refugiados y migrantes por año, la UE necesita movilizar al sector privado -ONGs, grupos de la iglesia y empresarios- para que actúen como patrocinadores. Esto exigirá no sólo un financiamiento suficiente, sino también la capacidad humana y tecnológica para asociar a los migrantes con los patrocinadores.

El éxodo de Siria, un país azotado por la guerra, nunca debería haberse convertido en una crisis. Era algo que se venía gestando desde hacía mucho tiempo, era fácil de prever y eminentemente manejable por Europa y la comunidad internacional. El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, ahora también ha desarrollado un plan de seis puntos para encarar la crisis. Pero su plan, que subordina los derechos humanos de los refugiados y los migrantes a la seguridad de las fronteras, amenaza con dividir y destruir a la UE al renunciar a los valores sobre los cuales fue fundada y al violar las leyes que supuestamente la gobiernan.

La UE debe responder con una política de asilo genuinamente europea que ponga fin al pánico y al innecesario sufrimiento humano.

http://prosyn.org/8jPhgIj/es;
  1. Television sets showing a news report on Xi Jinping's speech Anthony Wallace/Getty Images

    Empowering China’s New Miracle Workers

    China’s success in the next five years will depend largely on how well the government manages the tensions underlying its complex agenda. In particular, China’s leaders will need to balance a muscular Communist Party, setting standards and protecting the public interest, with an empowered market, driving the economy into the future.

  2. United States Supreme Court Hisham Ibrahim/Getty Images

    The Sovereignty that Really Matters

    The preference of some countries to isolate themselves within their borders is anachronistic and self-defeating, but it would be a serious mistake for others, fearing contagion, to respond by imposing strict isolation. Even in states that have succumbed to reductionist discourses, much of the population has not.

  3.  The price of Euro and US dollars Daniel Leal Olivas/Getty Images

    Resurrecting Creditor Adjustment

    When the Bretton Woods Agreement was hashed out in 1944, it was agreed that countries with current-account deficits should be able to limit temporarily purchases of goods from countries running surpluses. In the ensuing 73 years, the so-called "scarce-currency clause" has been largely forgotten; but it may be time to bring it back.

  4. Leaders of the Russian Revolution in Red Square Keystone France/Getty Images

    Trump’s Republican Collaborators

    Republican leaders have a choice: they can either continue to collaborate with President Donald Trump, thereby courting disaster, or they can renounce him, finally putting their country’s democracy ahead of loyalty to their party tribe. They are hardly the first politicians to face such a decision.

  5. Angela Merkel, Theresa May and Emmanuel Macron John Thys/Getty Images

    How Money Could Unblock the Brexit Talks

    With talks on the UK's withdrawal from the EU stalled, negotiators should shift to the temporary “transition” Prime Minister Theresa May officially requested last month. Above all, the negotiators should focus immediately on the British budget contributions that will be required to make an orderly transition possible.

  6. Ksenia Sobchak Mladlen Antonov/Getty Images

    Is Vladimir Putin Losing His Grip?

    In recent decades, as President Vladimir Putin has entrenched his authority, Russia has seemed to be moving backward socially and economically. But while the Kremlin knows that it must reverse this trajectory, genuine reform would be incompatible with the kleptocratic character of Putin’s regime.

  7. Right-wing parties hold conference Thomas Lohnes/Getty Images

    Rage Against the Elites

    • With the advantage of hindsight, four recent books bring to bear diverse perspectives on the West’s current populist moment. 
    • Taken together, they help us to understand what that moment is and how it arrived, while reminding us that history is contingent, not inevitable


    Global Bookmark

    Distinguished thinkers review the world’s most important new books on politics, economics, and international affairs.

  8. Treasury Secretary Steven Mnuchin Bill Clark/Getty Images

    Don’t Bank on Bankruptcy for Banks

    As a part of their efforts to roll back the 2010 Dodd-Frank Act, congressional Republicans have approved a measure that would have courts, rather than regulators, oversee megabank bankruptcies. It is now up to the Trump administration to decide if it wants to set the stage for a repeat of the Lehman Brothers collapse in 2008.