0

La errada guerra contra las drogas del África occidental

ACCRA – Unos cálculos recientes de la Oficina Nacional de Estadística del Reino Unido, según los cuales el mercado ilegal de drogas suma 4.400 millones de libras esterlinas (7.600 millones de dólares) al año a la economía del país, dan una idea de la asombrosa magnitud del comercio ilícito de estupefacientes. En el caso de regiones como la del África occidental, con economías que no son tan grandes ni tan desarrolladas como la del Reino Unido, las repercusiones de esa actividad pueden ser aún más corrosivas.

El África occidental se encuentra cada vez más inmersa en el comercio mundial de drogas. Su localización la hace vulnerable para que la aprovechen como punto de tránsito entre los centros de producción de Latinoamérica y Asia y los mercados de consumidores de Europa y los Estados Unidos.

Pero, como muestra la experiencia de Centroamérica, los países de tránsito no hacen sólo de corredor para las drogas. Las drogas ilegales y el dinero que las acompaña invaden y desestabilizan sus sociedades. Esa inquietante evolución, derivada de la fracasada “guerra mundial contra las drogas”, amenaza con invertir los recientes beneficios económicos y sociales obtenidos en nuestra región.

Hasta ahora, el África occidental ha evitado lo peor de la violencia habitual y endémica que acompaña el paso de las drogas por Centroamérica, pero, como es tanto lo que está en juego, no hay margen para la complacencia. Tan sólo la magnitud del comercio de cocaína en el África occidental supera con mucho los presupuestos estatales combinados de varios países de la región.