roubini181_mmxxmmGetty Images_digitalclimate mmxxmm/Getty Images

Las necesidades de la financiación climática

NEW YORK – A medida que atravesamos la Semana del Clima de las Naciones Unidas y nos dirigimos a la COP28 en Dubai a finales de este año, debemos detener el “deseo ecológico” y el “greenwashing” y comenzar a pensar en los instrumentos que permitirán al sector privado y a los inversores privados canalizar más capital hacia la resiliencia climática y la sostenibilidad.

Si bien el sector público tiene un papel importante que desempeñar al respecto, las soluciones escalables requieren compromisos importantes de recursos del sector privado. Ahora que el cambio climático ya está causando estragos tanto en los países pobres como en los ricos, desbloquear esta reserva de capital en gran medida sin explotar se ha convertido en una prioridad urgente.

Sin embargo, tal como están las cosas, muchos inversores asocian las inversiones centradas en el clima con un “impacto social” y una rentabilidad reducida. Si bien los inversores sofisticados tienen los medios para desplegar su capital de manera rentable hacia la descarbonización, la transición energética y otros sectores relacionados con el clima, dichas inversiones tienden a ser ilíquidas. Siguen estrechamente encerrados en fondos de capital privado y, por tanto, inaccesibles para los inversores y ahorradores comunes y corrientes, que están más expuestos a la inseguridad alimentaria, hídrica y energética provocada por el clima.

La solución es crear inversiones climáticas que sean rentables, líquidas y accesibles para todos. La COP28 ofrece una oportunidad para repensar cómo ofrecemos dichas soluciones de mercado y cómo podemos aprovechar la innovación digital para ampliar modelos prometedores. Para movilizar capital a escala, debemos recurrir a los ahorros globales de inversores individuales, así como de instituciones como fondos de pensiones, aseguradoras y fondos soberanos. La diversificación del riesgo se puede lograr mediante instrumentos líquidos, de fácil acceso y aptos para el comercio minorista, como los fondos cotizados en bolsa (ETF).

La forma sensata de construir una estrategia de inversión rentable, a largo plazo, alineada con el clima y ampliamente accesible es desarrollar una cartera diversificada de activos que apoyen directa o indirectamente el financiamiento climático. Para los inversores con un horizonte de largo plazo, una cartera que cumpla con estos requisitos debería estar compuesta por tres tipos de activos principales.

El primero son los bienes raíces y la infraestructura resilientes al clima, es decir, activos en geografías estables y resistentes a la intemperie que tienen una baja exposición al clima. Las valoraciones de los bienes raíces y la infraestructura en dichas regiones están a punto de apreciarse significativamente debido a los cambios de población desde áreas de alto riesgo en todo el hemisferio sur hacia comunidades más resilientes en América del Norte, el norte de Eurasia y geografías seleccionadas en el Sur Global.

Secure your copy of PS Quarterly: Age of Extremes
PS_Quarterly_Q2-24_1333x1000_No-Text

Secure your copy of PS Quarterly: Age of Extremes

The newest issue of our magazine, PS Quarterly: Age of Extremes, is here. To gain digital access to all of the magazine’s content, and receive your print copy, subscribe to PS Premium now.

Subscribe Now

Los Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (REIT) cuidadosamente seleccionados y la exposición a desarrollos totalmente nuevos a través de ETF son dos formas de asegurar retornos confiables de los esfuerzos de adaptación climática. Y como beneficio adicional, dichas inversiones ofrecen beneficios económicos y sociales más amplios, incluido el crecimiento de la productividad, la creación de empleo y la provisión de empleo y vivienda para las poblaciones migratorias.

El segundo componente son las materias primas verdes. Una transición ordenada hacia un futuro más resiliente requiere inversiones masivas no solo en activos de energía, alimentos y agua, sino también en metales y minerales críticos utilizados en energías renovables y vehículos eléctricos (VE). Estos incluyen productos básicos como la soja, el trigo, el cobre, las tierras raras, el cobalto, el litio, etc. Para evitar la “inflación verde” (inflación causada por los esfuerzos de descarbonización) y los cuellos de botella en el suministro, necesitamos urgentemente aumentar la producción y reducir el costo de asegurar estos productos básicos.

Por último, una cartera sensata y alineada con el clima debería incluir activos que proporcionen una cobertura contra la inflación y los riesgos geoeconómicos, como los bonos soberanos a corto plazo e indexados a la inflación y el oro. La correlación negativa entre estos activos y otras inversiones relacionadas con el clima no sólo ofrece un contrapeso adicional, sino que también proporciona liquidez y baja volatilidad para satisfacer las necesidades de muchos inversores individuales, pensionados y ahorradores. Y nuevamente, hay una ventaja adicional: mayores inversiones en activos soberanos a prueba de inflación permitirán a los gobiernos hacer más para financiar la transición verde.

Para lograr el máximo impacto, estos instrumentos de inversión climática deben ponerse a disposición del inversor promedio en condiciones líquidas y de bajo costo. Si bien los ETF pueden ayudar, no todo el mundo tiene una cuenta de corretaje, ni siquiera una cuenta bancaria. Tendemos a pasar por alto a las poblaciones no bancarizadas del Sur Global, así como a las generaciones más jóvenes para quienes los activos digitales pueden resultar más atractivos. Según el Banco Mundial, 1.400 millones de adultos no cuentan con servicios bancarios en todo el mundo, y la proporción de la población no bancarizada supera el 50% en varios países de Oriente Medio, Asia y África con poblaciones más numerosas de jóvenes (“nativos digitales”).

Debido a estos factores, necesitaremos crear una representación digital y tokenizada de todas las soluciones de inversión climática antes mencionadas, tanto para alcanzar una escala global como para proteger a quienes corren mayor riesgo de sufrir el cambio climático y la degradación de la moneda fiduciaria. Pero los activos digitales sólo pueden ofrecer una solución viable si están respaldados por activos físicos y financieros del mundo real. Mitigar los riesgos de especulación y preservar la liquidez durante las crisis es crucial para garantizar que éstas no se conviertan en otra forma de cripto vaporware fundamentalmente inútil.

Para construir comunidades resilientes al clima, fomentar alianzas público-privadas transfronterizas, asegurar suministros ecológicos críticos y adaptarse a los cambios demográficos impulsados por el clima en todo el mundo, los formuladores de políticas y los propietarios de activos necesitan repensar urgentemente cómo canalizamos el capital a escala. Dado que los costos impulsados por el clima aumentan rápidamente, la innovación (tanto tecnológica como financiera) sigue siendo la herramienta más poderosa a nuestra disposición. Con la COP28 acercándose, no hay más tiempo para contemporizar y ni para el greenwashing.

https://prosyn.org/xluEYjHes