1

Encausar el potencial de las adolescentes

LAGOS – Cuando uno piensa sobre las mujeres adolescentes, podría imaginarse estereotipos comunes, desde la “chica mala” hasta la estudiante de secundaria hosca encerrada en su dormitorio. La realidad es que las adolescentes no sólo son algunas de las personas más marginadas del mundo, sino que también tienen un potencial prácticamente inigualable cuando se trata de ayudar a construir un futuro mejor para todos.

Como están las cosas actualmente, a las adolescentes se les niega, de manera rutinaria, tener control sobres sus destinos. Hoy en día, más de 32 millones de las adolescentes más pobres del mundo no asisten a centros educativos. Cada día, 39.000 niñas menores de 18 años se convierten en  esposas. Para un gran número de niñas y adolescentes en todo el mundo, los derechos reproductivos son solamente un sueño imposible de alcanzar.

 1972 Hoover Dam

Trump and the End of the West?

As the US president-elect fills his administration, the direction of American policy is coming into focus. Project Syndicate contributors interpret what’s on the horizon.

Esta situación es moralmente condenable, socialmente contraproducente y económicamente tonta. Al abordarla, no sólo podríamos proteger a millones de niños; también podríamos afrontar algunos de los mayores retos que enfrenta hoy en día el mundo.

Considere el desafío planteado por el rápido crecimiento de la población. Aunque el tamaño de la población parece estar nivelándose en la mayor parte del mundo, continúa aumentando rápidamente en algunas regiones, particularmente en aquellas donde las niñas enfrentan las barreras más altas al éxito. En África, se espera que la población crezca al doble hasta el año 2050 y se cuadruplique hasta el año 2100.

Si a las adolescentes se les daría conocimiento, habilidades y herramientas para evitar los embarazos no deseados y para tomar el control de su propio futuro, las tasas de fecundidad se reducirían sustancialmente. Estas mujeres jóvenes instruidas y empoderadas de manera reciente podrían convertirse en agentes para el logro de un cambio positivo más amplio dentro de sus comunidades.

Proteger a las niñas y mujeres jóvenes del mundo es una tarea difícil. Sin embargo, países en todo el mundo se han comprometido, mediante la suscripción de los ambiciosos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), a cumplir dicha tarea hasta el año 2030, poniendo  fin a los matrimonios infantiles y garantizando que todas las niñas asistan a centros educativos. Pero, si los países van a tener éxito en cuanto a la protección y el empoderamiento de las niñas, deben también hacer suya la promesa de una iniciativa clave: ampliar el acceso a la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), virus que es causante de la mayoría de los casos de cáncer cervical.

La vacuna contra el VPH, un avance científico relativamente nuevo, es más eficaz cuando se la aplica a niñas de nueve a trece años de edad, quienes aún no han sido expuestas a dicho virus, lo que significa que nunca han tenido relaciones sexuales. Este requisito de edad diferencia a la vacuna contra el VPH de la mayoría de las otras vacunas infantiles que se administran principalmente a bebes.

A primera vista, esto puede parecer una desventaja, ya que la vacuna contra el VPH no se puede simplemente incorporar dentro de otras iniciativas de vacunación. Sin embargo, en los hechos, el requisito de edad proporciona una importante oportunidad para llegar a las adolescentes con otros servicios de salud de vital importancia, como ser servicios relativos a educación reproductiva, higiene menstrual,  desparasitación, controles nutricionales, inyecciones de vitaminas y revisiones médicas generales.

Es alentador que los gobiernos de países en desarrollo soliciten, cada vez con más frecuencia, la vacuna contra el VPH. Esto tiene sentido: de las 266.000 mujeres que mueren por cáncer de cuello uterino cada año – un promedio de una mujer cada dos minutos –  el 85% se encuentran en países en desarrollo. Si no se controla, se espera que la cantidad aumente a 416.000 hasta el año 2035, superando la cifra de mortalidad materna. Para muchos de estos países, la vacuna contra el VPH no es sólo una solución eficaz, que evita 1.500 muertes por cada 100.000 mujeres vacunadas; a menudo es la única solución, ya que los países más pobres carecen de la capacidad para ofrecer detección o tratamiento del cáncer de cuello uterino. Esta es una razón por la que expertos en cáncer, funcionarios públicos, líderes del sector privado y representantes de la sociedad civil se reunieron hace unas semanas en Addis Abeba en la Décima Conferencia para Detener el Cáncer Cervicouterino, de Mama y de Próstata en África

Hay más buenas noticias: ya se han sentado las bases de una iniciativa de vacunación contra el VPH. En el año 2013, mucho antes de que se acordaran los Objetivos del Milenio,  Gavi, la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización, en la cual desempeño el cargo de presidenta de la junta directiva, tomó medidas para hacer que las vacunas contra el VPH estén disponibles y sean asequibles en los países pobres. Desde entonces, hemos sido testigos de la incorporación de la vacuna en 23 países a través de proyectos piloto de demostración, y  cinco países están listos para ser los próximos en incorporarla.

Sin embargo, existen retos importantes en el horizonte. Si bien se ha comprobado que el abordaje de celebración de las sesiones de vacunación en las escuelas es exitoso, es a su vez un abordaje inadecuado para llegar a un gran número de niñas en países que tienen bajas tasas de asistencia escolar, especialmente en las zonas urbanas. A menos que encontremos una manera de llegar a los grupos más vulnerables, ninguna cantidad de voluntad política o financiación será suficiente para alcanzar los Objetivos del Milenio sobre protección de las mujeres y niñas.

Si se considera que sólo dos países apoyados por la Alianza Gavi, ambos de los cuales tienen tasas relativamente altas de niñas inscritas en centros escolares, han introducido, hasta ahora, la vacuna a nivel nacional, no está del todo claro lo difícil que será superar este reto. A medida que nos alejamos de los proyectos de demostración y nos adentramos en un sistema más eficiente y rentable de introducciones en fases y a escalas cada vez mayores, deberíamos tener una idea más clara sobre qué se puede esperar que ocurra.

Tenemos algunas ideas para llegar a las niñas que no están en la escuela – estas ideas empiezan con llegar a ellas en los centros de salud comunitarios. Tal y como están las cosas, las mujeres suelen ir a un centro comunitario de salud cuando están embarazadas, o a vacunar a sus bebés. Pero, si se involucra a líderes de la comunidad y a padres para crear conciencia sobre la prevención del cáncer cervical y otras preocupaciones de salud locales, encontraremos que es posible generar demanda y lograr buenos niveles de participación en estos centros.

Fake news or real views Learn More

Garantizar que todas las niñas tengan acceso a vacuna contra el VPH podría mejorar innumerables vidas, no sólo por reducir las tasas de cáncer de cuello uterino, sino porque permite la provisión de numerosos otros servicios de importancia crítica. Es una oportunidad que debe estar en la mente de todos, expertos en cáncer, funcionarios gubernamentales, y representantes del sector privado y de la sociedad civil. Y es un mandato a cumplir para todos los 193 gobiernos que han suscrito los Objetivos del Milenio. No debemos defraudar a  nuestras niñas.

Traducción de Rocío L. Barrientos.