kdixon1_Irfan Khan  Los Angeles Times via Getty Images_solar power Irfan Khan/Los Angeles Times via Getty Images

Un plan de acción para la descarbonización

LONDRES – El desafío climático que afrontamos es un desafío energético, pero solucionarlo requiere acciones que van mucho más allá de la generación eléctrica.

La energía solar y eólica revolucionaron nuestro sistema energético, pero como en la actualidad el sector eléctrico solo genera el 20 % de nuestra energía, producir más electricidad renovable no nos permitirá reducir las emisiones netas de dióxido de carbono a cero para mediados de siglo. Tampoco convertir la energía renovable en un aprovisionamiento a gran escala de hidrógeno ecológico será el santo remedio, nuestros barcos, aviones y trenes no están configurados para ello y los incentivos económicos aún no avanzan en la dirección correcta.

El desafío energético es también un problema de demanda energética, para concretar nuestras ambiciones climáticas colectivas son necesarias transiciones rápidas y profundas en cada uno de los sectores que contribuyen a la demanda energética mundial; no solo en el sector eléctrico, sino también en los de transporte, manufacturero, acerero y químico. Para encaminar esas transiciones al ritmo necesario es necesaria una transformación completa de nuestra infraestructura energética. A tal fin, serán fundamentales tres prioridades.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/uLSPIvPes