La verdadera misión del Papa Francisco

GLENDALE, CALIFORNIA – En el centro del catolicismo, una de las religiones más tradicionalistas, hay una paradoja que cada vez se hace más marcada. En el momento en que el Papa Francisco inicia su primer viaje al extranjero– a Brasil, el país con la mayor población católica – es difícil, a pesar de la inercia del pasado, saber hacia dónde se dirige la Iglesia.

La llegada de Jorge Mario Bergoglio al papado aumenta el misterio. Al principal confesor jesuita en la corte papal solía llamársele “el Papa negro” debido a su sencilla sotana negra (si no es que a sus siniestras intenciones). Ahora, por primera vez un jesuita ha llegado a ser Papa – y ha complicado la novedad al asumir el nombre muy poco jesuita de Francisco.

Por curiosos que puedan ser esos gestos en una institución que se nutre de imágenes, son detalles simbólicos. Ya tenemos bastantes fotografías de Francisco besando bebés. Ahora se enfrenta – en Brasil y el resto del mundo – a cuestiones estratégicas realmente sustanciales.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/Dy50MYs/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.