Project Syndicate The FED

La Reserva Federal de Donald Trump

CAMBRIDGE – La designación de Jerome Powell como próximo presidente de la junta de la Reserva Federal de los Estados Unidos puede ser la decisión más importante de la presidencia de Donald Trump. Es una elección sensata y mesurada, que preanuncia continuidad en lo inmediato en la política de tipos de interés de la Reserva, y tal vez una estrategia regulatoria más sencilla y clara.

A diferencia de la presidenta actual, Janet Yellen, y de su predecesor, Ben Bernanke, Powell no es doctor en economía, pero utilizó los años que pasó como un “simple” miembro de la junta en la Reserva para hacerse de un profundo conocimiento de los temas clave con que se encontrará. No nos equivoquemos: la institución que Powell dirigirá a partir de ahora domina el sistema financiero internacional. Los demás bancos centrales, ministros de finanzas e incluso presidentes corren a mucha distancia.

Si en Estados Unidos esta afirmación parece exagerada, es porque aquí la actuación de la Reserva no suele concitar mucha atención. Cuando acierta hay estabilidad de precios, poco desempleo y producción pujante. Pero esos “aciertos” no son siempre fáciles, y cuando la Reserva se equivoca, las cosas se pueden poner bastante feas.

Es bien conocido que los intentos de la Reserva de dominar una burbuja inmobiliaria a fines de los años veinte fueron el disparador de la Gran Depresión de los años treinta. (Felizmente, de los candidatos que Trump consideró para el puesto, Powell es el menos propenso a repetir el error.) Y cuando en los setenta la Reserva emitió montañas de dinero en respuesta al shock petrolero, fue el inicio de una oleada inflacionaria cuyo control demandó más de una década.

A veces, parece que la política de la Reserva interesa más en el resto del mundo que en Estados Unidos. Es normal: hoy, tal vez más que nunca, el dólar estadounidense tiene un papel central en el sistema financiero global. Una razón es que el comercio y las finanzas internacionales están en gran medida indexados por el dólar, lo que lleva a muchos países a tratar de estabilizar sus tipos de cambio emulando las políticas de la Reserva.

Powell enfrentará algunos desafíos extraordinarios en el comienzo de su mandato quinquenal. En algunos sentidos, hoy las bolsas están más agitadas que en los años veinte. Los bajísimos tipos de interés actuales llevan aparentemente a que los inversores asuman cada vez más riesgo en busca de rentabilidad.

The World’s Opinion Page

Help support Project Syndicate’s mission

subscribe now

Al mismo tiempo, pese al sólido crecimiento de la economía estadounidense y global, la inflación se mantiene misteriosamente baja. Esto dificultó enormemente la normalización de tipos de referencia de la Reserva (que siguen en 1%), con lo que queda poco margen para bajarlos cuando se produzca la próxima e inevitable recesión. (La probabilidad de recesión en un año cualquiera es alrededor de 17%, y hoy esa cifra parece una apuesta razonable.)

Si Powell y la Reserva no pueden normalizar los tipos de interés antes de la próxima recesión, ¿qué harán? Yellen insiste en que no hay nada de que preocuparse: la Reserva tiene todo bajo control, ya que puede apelar a instrumentos alternativos. Pero muchos economistas ven en tales afirmaciones una cortina de humo.

Por ejemplo, la “flexibilización cuantitativa” implica que la Reserva emita deuda a corto plazo para comprar deuda pública a largo plazo. Pero la Reserva es propiedad del Tesoro de los Estados Unidos, que bien puede encargarse de comprar deuda por sí mismo.

Algunos defienden la idea de “tirar dinero desde el helicóptero”: que la Reserva imprima dinero y lo distribuya. Pero es otra cortina de humo. La Reserva no tiene ni autoridad legal ni mandato político para ejecutar política fiscal; si intentara hacerlo, correría el riesgo de perder para siempre su independencia.

Como la política monetaria es la primera y mejor línea de defensa contra una recesión, una tarea urgente para el nuevo presidente es elaborar una estrategia mejor. Felizmente, no faltan buenas ideas, y es de esperar que Powell no tardará en crear un comité que estudie soluciones a largo plazo.

Una idea es subir la meta de inflación de la Reserva. Pero sería problemático, sobre todo porque supone abandonar la promesa tradicional de mantener la inflación cerca del 2%. Además, una inflación más alta induciría más indexación, lo que en definitiva restaría eficacia a la política monetaria. Una solución más radical, pero la más elegante con diferencia, es empezar a preparar las condiciones para una política efectiva de tipos de interés negativos.

El mandato de la Reserva también incluye la regulación bancaria. La ley de reforma financiera Dodd-Frank de 2010, que generó unas 30 000 páginas de reglamentación, ha sido una bendición para los abogados. Pero los inmensos costos que supone su cumplimiento recaen en última instancia sobre las pequeñas y medianas empresas. Sería mucho mejor exigir que los bancos se financien más en los mercados accionarios en vez de con bonos. De ese modo, una crisis afectaría a los accionistas en vez de a los contribuyentes.

Todavía no hablé del elefante en la habitación: el peligro para la independencia de la Reserva en la figura de un presidente que parece decidido a no dejar norma institucional en pie. Cuando Richard Nixon se lanzó a obtener la reelección en 1972, presionó intensamente a quien entonces dirigía la Reserva, Arthur Burns, para que le diera un empujoncito a la economía. Nixon fue reelecto, pero la inflación se disparó y el crecimiento se derrumbó. Nadie quiere que la historia se repita (aunque haya terminado con la destitución de Nixon).

Traducción: Esteban Flamini

http://prosyn.org/At3g7OO/es;

Handpicked to read next

  1. Television sets showing a news report on Xi Jinping's speech Anthony Wallace/Getty Images

    Empowering China’s New Miracle Workers

    China’s success in the next five years will depend largely on how well the government manages the tensions underlying its complex agenda. In particular, China’s leaders will need to balance a muscular Communist Party, setting standards and protecting the public interest, with an empowered market, driving the economy into the future.

  2. United States Supreme Court Hisham Ibrahim/Getty Images

    The Sovereignty that Really Matters

    The preference of some countries to isolate themselves within their borders is anachronistic and self-defeating, but it would be a serious mistake for others, fearing contagion, to respond by imposing strict isolation. Even in states that have succumbed to reductionist discourses, much of the population has not.

  3.  The price of Euro and US dollars Daniel Leal Olivas/Getty Images

    Resurrecting Creditor Adjustment

    When the Bretton Woods Agreement was hashed out in 1944, it was agreed that countries with current-account deficits should be able to limit temporarily purchases of goods from countries running surpluses. In the ensuing 73 years, the so-called "scarce-currency clause" has been largely forgotten; but it may be time to bring it back.

  4. Leaders of the Russian Revolution in Red Square Keystone France/Getty Images

    Trump’s Republican Collaborators

    Republican leaders have a choice: they can either continue to collaborate with President Donald Trump, thereby courting disaster, or they can renounce him, finally putting their country’s democracy ahead of loyalty to their party tribe. They are hardly the first politicians to face such a decision.

  5. Angela Merkel, Theresa May and Emmanuel Macron John Thys/Getty Images

    How Money Could Unblock the Brexit Talks

    With talks on the UK's withdrawal from the EU stalled, negotiators should shift to the temporary “transition” Prime Minister Theresa May officially requested last month. Above all, the negotiators should focus immediately on the British budget contributions that will be required to make an orderly transition possible.

  6. Ksenia Sobchak Mladlen Antonov/Getty Images

    Is Vladimir Putin Losing His Grip?

    In recent decades, as President Vladimir Putin has entrenched his authority, Russia has seemed to be moving backward socially and economically. But while the Kremlin knows that it must reverse this trajectory, genuine reform would be incompatible with the kleptocratic character of Putin’s regime.

  7. Right-wing parties hold conference Thomas Lohnes/Getty Images

    Rage Against the Elites

    • With the advantage of hindsight, four recent books bring to bear diverse perspectives on the West’s current populist moment. 
    • Taken together, they help us to understand what that moment is and how it arrived, while reminding us that history is contingent, not inevitable


    Global Bookmark

    Distinguished thinkers review the world’s most important new books on politics, economics, and international affairs.

  8. Treasury Secretary Steven Mnuchin Bill Clark/Getty Images

    Don’t Bank on Bankruptcy for Banks

    As a part of their efforts to roll back the 2010 Dodd-Frank Act, congressional Republicans have approved a measure that would have courts, rather than regulators, oversee megabank bankruptcies. It is now up to the Trump administration to decide if it wants to set the stage for a repeat of the Lehman Brothers collapse in 2008.