Project Syndicate The FED

La Reserva Federal de Donald Trump

CAMBRIDGE – La designación de Jerome Powell como próximo presidente de la junta de la Reserva Federal de los Estados Unidos puede ser la decisión más importante de la presidencia de Donald Trump. Es una elección sensata y mesurada, que preanuncia continuidad en lo inmediato en la política de tipos de interés de la Reserva, y tal vez una estrategia regulatoria más sencilla y clara.

The Year Ahead 2018

The world’s leading thinkers and policymakers examine what’s come apart in the past year, and anticipate what will define the year ahead.

Order now

A diferencia de la presidenta actual, Janet Yellen, y de su predecesor, Ben Bernanke, Powell no es doctor en economía, pero utilizó los años que pasó como un “simple” miembro de la junta en la Reserva para hacerse de un profundo conocimiento de los temas clave con que se encontrará. No nos equivoquemos: la institución que Powell dirigirá a partir de ahora domina el sistema financiero internacional. Los demás bancos centrales, ministros de finanzas e incluso presidentes corren a mucha distancia.

Si en Estados Unidos esta afirmación parece exagerada, es porque aquí la actuación de la Reserva no suele concitar mucha atención. Cuando acierta hay estabilidad de precios, poco desempleo y producción pujante. Pero esos “aciertos” no son siempre fáciles, y cuando la Reserva se equivoca, las cosas se pueden poner bastante feas.

Es bien conocido que los intentos de la Reserva de dominar una burbuja inmobiliaria a fines de los años veinte fueron el disparador de la Gran Depresión de los años treinta. (Felizmente, de los candidatos que Trump consideró para el puesto, Powell es el menos propenso a repetir el error.) Y cuando en los setenta la Reserva emitió montañas de dinero en respuesta al shock petrolero, fue el inicio de una oleada inflacionaria cuyo control demandó más de una década.

A veces, parece que la política de la Reserva interesa más en el resto del mundo que en Estados Unidos. Es normal: hoy, tal vez más que nunca, el dólar estadounidense tiene un papel central en el sistema financiero global. Una razón es que el comercio y las finanzas internacionales están en gran medida indexados por el dólar, lo que lleva a muchos países a tratar de estabilizar sus tipos de cambio emulando las políticas de la Reserva.

Powell enfrentará algunos desafíos extraordinarios en el comienzo de su mandato quinquenal. En algunos sentidos, hoy las bolsas están más agitadas que en los años veinte. Los bajísimos tipos de interés actuales llevan aparentemente a que los inversores asuman cada vez más riesgo en busca de rentabilidad.

Al mismo tiempo, pese al sólido crecimiento de la economía estadounidense y global, la inflación se mantiene misteriosamente baja. Esto dificultó enormemente la normalización de tipos de referencia de la Reserva (que siguen en 1%), con lo que queda poco margen para bajarlos cuando se produzca la próxima e inevitable recesión. (La probabilidad de recesión en un año cualquiera es alrededor de 17%, y hoy esa cifra parece una apuesta razonable.)

Si Powell y la Reserva no pueden normalizar los tipos de interés antes de la próxima recesión, ¿qué harán? Yellen insiste en que no hay nada de que preocuparse: la Reserva tiene todo bajo control, ya que puede apelar a instrumentos alternativos. Pero muchos economistas ven en tales afirmaciones una cortina de humo.

Por ejemplo, la “flexibilización cuantitativa” implica que la Reserva emita deuda a corto plazo para comprar deuda pública a largo plazo. Pero la Reserva es propiedad del Tesoro de los Estados Unidos, que bien puede encargarse de comprar deuda por sí mismo.

Algunos defienden la idea de “tirar dinero desde el helicóptero”: que la Reserva imprima dinero y lo distribuya. Pero es otra cortina de humo. La Reserva no tiene ni autoridad legal ni mandato político para ejecutar política fiscal; si intentara hacerlo, correría el riesgo de perder para siempre su independencia.

Como la política monetaria es la primera y mejor línea de defensa contra una recesión, una tarea urgente para el nuevo presidente es elaborar una estrategia mejor. Felizmente, no faltan buenas ideas, y es de esperar que Powell no tardará en crear un comité que estudie soluciones a largo plazo.

Una idea es subir la meta de inflación de la Reserva. Pero sería problemático, sobre todo porque supone abandonar la promesa tradicional de mantener la inflación cerca del 2%. Además, una inflación más alta induciría más indexación, lo que en definitiva restaría eficacia a la política monetaria. Una solución más radical, pero la más elegante con diferencia, es empezar a preparar las condiciones para una política efectiva de tipos de interés negativos.

El mandato de la Reserva también incluye la regulación bancaria. La ley de reforma financiera Dodd-Frank de 2010, que generó unas 30 000 páginas de reglamentación, ha sido una bendición para los abogados. Pero los inmensos costos que supone su cumplimiento recaen en última instancia sobre las pequeñas y medianas empresas. Sería mucho mejor exigir que los bancos se financien más en los mercados accionarios en vez de con bonos. De ese modo, una crisis afectaría a los accionistas en vez de a los contribuyentes.

Todavía no hablé del elefante en la habitación: el peligro para la independencia de la Reserva en la figura de un presidente que parece decidido a no dejar norma institucional en pie. Cuando Richard Nixon se lanzó a obtener la reelección en 1972, presionó intensamente a quien entonces dirigía la Reserva, Arthur Burns, para que le diera un empujoncito a la economía. Nixon fue reelecto, pero la inflación se disparó y el crecimiento se derrumbó. Nadie quiere que la historia se repita (aunque haya terminado con la destitución de Nixon).

Traducción: Esteban Flamini

http://prosyn.org/At3g7OO/es;

Handpicked to read next