Pro-Brexit demonstrators Jack Taylor/Getty Images

El lado bueno del “Brexit duro”

LONDRES – Es fácil olvidar que defensa y seguridad no son la misma cosa. La defensa es el recurso al que deben apelar los países cuando falla la seguridad. Y porque temen por su seguridad, los países gastan dinero en defensa en tiempos de paz.

Desde 2014, Gran Bretaña y la Unión Europea se enfrentan a un panorama de seguridad cada vez peor. En marzo de aquel año, Rusia invadió Ucrania y anexó Crimea; fue la primera vez desde la Segunda Guerra Mundial que una gran potencia europea busca redibujar sus fronteras por la fuerza de las armas.

Rusia había acordado en 1994 defender la integridad territorial de Ucrania a cambio de que esta entregara las armas nucleares heredadas de la Unión Soviética, pero después, además de Crimea, ha librado una guerra no convencional de baja intensidad contra Ucrania en la región oriental de Donbás.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/SVNyHtf/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.