Lucha contra el ébola en todos los frentes

PARÍS – Considerando la cobertura de los medios en Estados Unidos y Europa al brote de ébola en África Occidental, podríamos pensar que la situación en los países afectados está mejorando gradualmente. Pero, aunque la epidemia ya no ocupa las primeras páginas, el virus dista de haber sido contenido. Por el contrario, continúa siendo una grave amenaza para la salud mundial.

Recientemente viajé a Conakry, la capital de Guinea, junto con el presidente francés François Hollande, luego visité Macenta, un distrito rural en la región boscosa del país, cerca del punto donde se originó el brote. En ambos lugares presencié directamente el devastador impacto del virus: sufrimiento, miedo, desesperación y, en última instancia, muerte. Incluso lo trivial se ha cargado de significado: ya nadie se da la mano.

Lo cierto es que el virus del Ébola continúa difundiéndose, rápidamente. Es cierto, fue contenido en Liberia, pero solo allí, e incluso en ese caso no hay manera de garantizar que no surja otro brote.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/o6UzY5J/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.