El efecto Lucifer

¿Por qué personas buenas y corrientes a veces se vuelven perpetradoras del mal? La transformación más extrema de esa clase es, naturalmente, la historia del ángel favorito de Dios, Lucifer… y que ha constituido el marco para mis investigaciones psicológicas de transformaciones humanas menores como reacción a la influencia corrosiva de fuerzas situacionales poderosas.

Dichas fuerzas existen en muchos marcos comunes de comportamiento y alteran nuestro buen carácter habitual al incitarnos a caer en un comportamiento desviado, destructivo o perverso. Al encontrarse en ambientes nuevos y desconocidos, nuestras formas habituales de pensar, sentir y actuar dejan de funcionar para mantener la brújula moral que nos ha guiado de forma fiable en el pasado.

A lo largo de los tres últimos decenios, mis investigaciones y las de mis colegas han demostrado la relativa facilidad con la que se puede dirigir a personas corrientes para que adopten comportamientos considerados perversos. Hemos sometido a los participantes en las investigaciones a experimentos en los que fuerzas situacionales poderosas –anonimato, presiones grupales o difusión de responsabilidad personal- los incitan a obedecer ciegamente a la autoridad y agredir a otros inocentes después de deshumanizarlos.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/GfZqD9m/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.