pakistan electricity Rizwan Tabassum/AFP/Getty Images

La persistente crisis energética de Pakistán

ISLAMABAD – Pakistán lleva casi una década sin poder satisfacer sus necesidades de energía: productores y consumidores de todo el país se enfrentan a cortes de suministro de hasta 12 horas al día. El origen de esta crisis está en la mala gestión. Pero las autoridades y los organismos de ayuda se empecinan en no ver lo obvio, e insisten en implementar intervenciones costosas que terminan siendo ineficaces.

La experiencia pakistaní es un ejemplo típico de las dificultades que afrontan los países pobres en la formulación e implementación de reformas, incluidas las necesarias para salir de la pobreza. La continua crisis energética de Pakistán afecta su desarrollo económico: el Ministerio de Finanzas estima que a lo largo de los últimos nueve años, los cortes de energía han disminuido una media de dos puntos porcentuales el crecimiento económico anual.

Y hay más. En ese mismo período, el gobierno gastó más del 10% del PIB para cubrir las pérdidas financieras del sector de la energía. Es decir que con una adecuada reforma del sector, la economía de Pakistán hubiera podido crecer mucho más (alrededor de un 4% anual) y tal vez crear empleos suficientes para una población joven y en aumento.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/cRy6VaC/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.