Peter Macdiarmid/Getty Images

El verdadero costo de la contaminación del aire

PARÍS – La contaminación del aire resta años de vida a la gente, causa un importante grado de sufrimiento y dolor (en adultos y niños por igual) y menoscaba la producción de alimentos, justo cuando necesitamos alimentar a más gente que nunca. No es sólo una cuestión económica: es una cuestión moral.

El aire puede estar contaminado fuera de las casas, y también dentro de ellas. Para las familias más pobres, el problema más grave suele ser el humo de la combustión de carbón o estiércol para cocinar. Conforme las economías se desarrollan y comienzan a electrificarse, motorizarse y urbanizarse, el problema mayor pasa a ser la contaminación externa.

Hoy existen tecnologías menos contaminantes, capaces de mejorar considerablemente la calidad del aire. Pero los funcionarios tienden a pensar solamente en el costo de las acciones correctivas y no ver el costo de la inacción. Es una actitud insostenible: en las décadas venideras, el crecimiento económico y el aumento de la demanda de energía van a producir un incremento sostenido de las emisiones de contaminantes del aire y un veloz aumento de las concentraciones de materia particulada (MP) y ozono.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/8D0tvU3/es;