Un cambio de rumbo en salud mundial

NUEVA YORK – Aunque el estado actual de la cooperación internacional es desalentador, lo referido a la salud mundial todavía es un área en la que el mundo logra ponerse de acuerdo para bien. En los últimos años, la acción internacional llevó el tratamiento contra el VIH/SIDA a millones de personas, extendió la vacunación infantil y alentó un gran aumento del apoyo mundial a iniciativas referidas a otros desafíos sanitarios, de la malaria a la salud materna.

El apoyo internacional a la salud mundial es una inversión en la prosperidad futura de los países en desarrollo y en el bienestar de su gente, y los países más ricos del mundo bien pueden permitírsela.

Por ejemplo, Estados Unidos es el principal emisor de ayuda sanitaria internacional; en 2013, su aporte equivalió a sólo el 0,23% del gasto del país. Esa inversión obtuvo un rendimiento notable: la mortalidad infantil está en caída libre; millones de personas que hubieran muerto de VIH/SIDA siguen vivas; y los países receptores de las ayudas son cada vez más autosuficientes y, gracias a ello, se han vuelto mejores socios comerciales y estratégicos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/uKUa18s/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.