Paul Lachine

Escribir el futuro

ADDIS ABEBA – ¿Qué reserva el futuro a la economía mundial? ¿Aumentará el nivel de vida a escala mundial, así como actualmente los países pobres están logrando grandes avances, gracias a las tecnologías, para alcanzar a los países más ricos? ¿O se deslizará la prosperidad entre nuestros dedos al incitarnos la avaricia y la corrupción a agotar los recursos vitales y degradar nuestro medio ambiente, del que depende el bienestar humano? El imperativo mayor que afronta la Humanidad es el de lograr un mundo de prosperidad en lugar de un mundo en ruinas.

Como una novela con dos posibles finales, la nuestra es una historia que está por escribir en este siglo. No hay nada inevitable en la ampliación –o el desplome– de la prosperidad. El futuro es –más de lo que creemos (o tal vez queremos reconocer)– una cuestión de elección humana y no mera predicción.

Pese a la actual crisis en Europa y en los Estados Unidos, el mundo en desarrollo ha mantenido un rápido crecimiento económico. Mientras que, según los pronósticos del Fondo Monetario Internacional, las economías avanzadas crecerán tan sólo un 1,5 por ciento en 2013, el crecimiento de los países en desarrollo, según las proyecciones, alcanzará el 5,6 por ciento. Se espera que las economías en desarrollo de Asia, que son ahora las impulsoras del mundo, crezcan un 7,2 por ciento y la producción del África subsahariana aumentará un sólido 5,7 por ciento.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/8RdKcpV/es;