activists in ukraine Kirill Kudryavtsev/Getty Images

El regreso de la represión

BERLÍN – Gobiernos de todo el mundo están tomando medidas draconianas contra las organizaciones civiles, que van desde la aprobación de leyes restrictivas y obstáculos burocráticos hasta el uso de campañas de difamación, censura y represión lisa y llana por parte de agencias de inteligencia o la policía. Cualquiera sea el medio aplicado, hay un intento de interferir con el trabajo de activistas políticos, sociales y ambientales, en un grado que no se veía desde la caída del comunismo hace un cuarto de siglo en Europa.

Los gobiernos aducen toda clase de razones (hoy encabezadas por el temor al terrorismo) para justificar la represión de ONG y otras asociaciones civiles. Pero lo cierto es que las amenazas a la seguridad (que pueden ser reales) no son excusa para convertir a todas las organizaciones independientes en sospechosas, como pretexto para silenciarlas o prohibirlas.

Esta preocupante tendencia no parece ser un fenómeno pasajero, sino signo de cambios profundos en la geopolítica internacional. Uno de los más importantes es el creciente énfasis de las economías emergentes (de Egipto a Tailandia) en la “soberanía”.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/rWwUkvA/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.