China and Ethiopia railway AFP/Getty Images

Un modelo chino para la ayuda extranjera

SINGAPUR – El mes pasado, la Fundación Bill & Melinda Gates dio a conocer un informe de situación que rastrea el progreso de los Objetivos de Desarrollo Sustentable de las Naciones Unidas (ODS). Los datos, que estaban destinados a destacar los esfuerzos para erradicar la pobreza extrema y reducir las muertes prematuras, también estaban destinados a engañar. Los países pueden y deben hacer más para abordar los desafíos para el desarrollo global que enfrenta el planeta en su conjunto, concluyó el informe.

El informe de la Fundación Gates no señala ningún país en particular por su potencial para restablecer el "compromiso del mundo con el desarrollo". Más bien, "los líderes en todas partes" son responsables de garantizar que los ODS se cumplan en 2030. Pero creemos que existe un país que puede hacer más que los demás para construir el mundo imaginado por los ODS: China.

A dos años de iniciado el programa de los ODS, el desarrollo internacional está en una encrucijada. Estados Unidos, durante mucho tiempo el abanderado de la ayuda extranjera, está retrocediendo; lo mismo está haciendo Europa (aunque en menor medida). Pero China, con sus ambiciones globales recientemente articuladas, tiene la oportunidad de revitalizar la concepción y suministro de la asistencia humanitaria.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/RufrAMl/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.