technology Mikhail Tereshchenko/Getty Images

Faltan datos de salud de los adolescentes

SEATTLE – Los datos pueden salvar vidas. Sin ellos, no sabríamos que fumar causa cáncer de pulmón y enfermedades coronarias, que usar casco reduce la mortalidad en los accidentes de motocicleta y que mejorar la educación de las mujeres aumenta la probabilidad de supervivencia de sus hijos (son sólo algunos ejemplos). Dada la importancia de contar con datos fiables, su recolección debe ser una alta prioridad.

Un área particular donde faltan datos adecuados es la salud de los adolescentes. Las personas de entre diez y 24 años de edad reciben mucha menos atención que otros grupos etarios, una omisión frecuente en las políticas sociales y sanitarias internacionales (tal como destaca la nueva comisión de The Lancet sobre el tema).

En muchos aspectos, nuestro futuro depende de la salud de los adolescentes. En los países de ingresos bajos y medios, hay más adolescentes que nunca antes. Y la salud que tengan hoy afectará su bienestar futuro y definirá su capacidad de ganarse la vida, engendrar y criar hijos sanos, cuidar de sus padres cuando envejezcan y conducir a sus países hacia la paz y la prosperidad.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/AZtXIXf/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.