La decadencia de la innovación en las Fuerzas Armadas de EE.UU.

NUEVA YORK – Estados Unidos está en riesgo de perder su ventaja militar. Puede que las Fuerzas Armadas de Estados Unidos sean aún las más avanzadas en el mundo; al fin de cuentas, en lo que se refiere al gasto en investigación y desarrollo militar, EE.UU. gasta más que el doble en comparación con los gastos realizados por grandes potencias, como ser Francia y Rusia, y gasta nueve veces más de lo que gasta China y Alemania. Sin embargo, la continuidad del liderazgo tecnológico de Estados Unidos está lejos de considerarse como un hecho asegurado.

Desde el año 2005, el Departamento de Defensa de Estados Unidos ha reducido el gasto en Investigación y Desarrollo (I+D) en un 22%. En el año 2013, como parte de un acuerdo para evitar un enfrentamiento sobre el techo de la deuda, el Congreso de Estados Unidos ordenó que se realizaran recortes automáticos del gasto por aproximadamente USD 1,2 millón de millones. La medida, que requiere la reducción del gasto en numerosos programas, incluyendo en varias iniciativas de investigación en el ámbito de la defensa, fue descrita por la administración del presidente estadounidense Barack Obama como “profundamente destructiva para la seguridad nacional”. Si la innovación estadounidense en defensa continúa erosionándose, no se debilitarán únicamente las capacidades estadounidenses en el campo de la defensa, sino que también se correrá el riesgo de que el país decaiga en términos de innovación y competitividad comercial.

Las limitaciones presupuestarias plantean algunos de los mayores desafíos que enfrentan los esfuerzos que realizan las Fuerzas Armadas estadounidenses por mantener su ventaja tecnológica. El Ejército y la Agencia de Defensa de Misiles se han visto particularmente afectados, ya que su gasto en I+D se redujo casi a la mitad desde el año 2005. El presupuesto de investigación de la Armada se redujo en un 20%, y la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) – que es la organización que tiene la labor de mantener a las Fuerzas Armadas estadounidenses en la vanguardia tecnológica – tuvo que  recortar su gasto en I+D en un 18%. Incluso la Fuerza Aérea, cuyo gasto en investigación ha sido tradicionalmente una de las prioridades del Congreso, se vio obligada a recortar su presupuesto en alrededor de un 4%.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/XC960Kg/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.