Convicciones sostenibles

WASHINGTON, D.C. – El logro de un mundo más sostenible presupone una visión del mundo que no sólo tiene en cuenta el bienestar en términos de ingresos, sino que también en términos de seguridad humana y oportunidades para que cada persona prospere. Vale la pena considerar cómo se vería el mundo desde dicha perspectiva.

Para empezar, sería un mundo en el que las personas vivan libres de conflictos por la tierra, el agua y el espacio, y que garantizaría la seguridad alimentaria de los 739 millones de personas que padecen hambre o desnutrición en la actualidad. Un mundo así preservaría las 20.000 especies de animales y plantas que se están en peligro de extinción, comprendiendo el poder que dichas especies tienen para sanarnos física y espiritualmente. Nos haría retroceder desde el borde del precipicio del calentamiento global imparable y de sus consecuencias para las comunidades costeras, los patrones climáticos y, en algunas regiones, la habitabilidad. Protegería lugares de inspiración y extraordinaria belleza natural. Y, para las generaciones futuras, sería un mundo más sostenible que el nuestro.

Muchas personas consideran esto idealista. Sin embargo, el crecimiento económico posibilita que las personas mejoren sus vidas. Altera la economía política de la toma de decisiones, creando espacio para nuevas ideas con el fin de prosperar. Y una de dichas ideas es que el crecimiento no es sostenible en el largo plazo a menos que sea incluyente y verde.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/HjCHOdf/es;