12

Las elecciones de EE.UU. y la conexión ucraniana

WASHINGTON, DC – Donald Trump ha asumido oficialmente el cargo de presidente estadounidense, pero no se desvanecerán las preguntas acerca de la interferencia de Rusia en las elecciones. Sin embargo, hay una pregunta clave que parece perderse en la refriega: ¿Por qué lo hizo el Presidente ruso Vladimir Putin?

Por supuesto, no cuesta ver por qué Putin prefería a Trump por sobre su oponente, la ex Secretaria de Estado Hillary Clinton. Pero hay una diferencia entre esperar un resultado y hacer todo lo posible (y correr grandes riesgos) para ayudar a alcanzarlo. En nuestra opinión, la conclusión de las agencias de inteligencia estadounidenses de que, al ayudar a Trump, el Kremlin quería impulsar “su antiguo deseo de socavar el orden democrático liberal encabezado por Estados Unidos” no es del todo convincente.

La interferencia rusa en las elecciones estadounidenses no tiene precedentes. Hace apenas tres años habría sido inimaginable: si bien la relación de Occidente con Rusia estaba lejos de lo ideal y tenía un alto nivel de competencia, también se caracterizaba por la cooperación. En días tan recientes como junio de 2013, Putin y el Presidente estadounidense Barack Obama hicieron pública una declaración que reafirmaba “su disposición a intensificar la cooperación bilateral basada en los principios del respeto mutuo, la igualdad y el respeto genuino hacia los intereses de cada uno”.

Todo cambió en febrero de 2014, cuando la Revolución del Maidán en Ucrania culminó con el derrocamiento del Presidente Viktor Yanukovich, amigo del Kremlin. Un acontecimiento, y la respuesta de Putin, que transformó de manera fundamental la relación de Occidente con Rusia.