Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

buruma153_Craig MercerMB MediaGetty Images_siyakolisirugbysouthafrica Craig Mercer/MB Media/Getty Images

Tribus deportivas

NUEVA YORK – Siya Kolisi, que levantó la copa Webb Ellis para su país en Yokahama, Japón, a comienzos de este mes, es el primer hombre negro en ser capitán de la selección nacional de rugby de Sudáfrica, los Springboks, en un deporte que solía estar asociado absolutamente con los sudafricanos blancos. Nació en una ciudad pobre en Cabo Oriental. Jean de Villiers, un ex capitán de los Springboks, dijo que la victoria de la selección fue “para todo el país”. Sin embargo, fue algo con lo que podrían regocijarse hasta los no sudafricanos.

Michael Leitch, el capitán del equipo japonés, los Brave Blossoms, en cambio, es de alguna manera un fenómeno aún más remarcable. Durante varias semanas, Leitch, nacido de padre neozelandés y madre fiyiana, se convirtió en el modelo de un equipo que representa a una de las sociedades más insulares y étnicamente homogéneas del mundo. Por supuesto, no se puede decir que la raza japonesa nativa sea pura o monolítica. Pero, para la mayoría de los japoneses, la etnicidad no se puede separar de la nacionalidad. El carácter japonés corre por las venas. Leitch, que llegó a Japón por primera vez cuando era un estudiante de 15 años, parece demostrar lo contrario. Hoy es conocido oficialmente en Japón como Leitch Michael –sus nombres escritos en orden japonés.

Leitch no es el único jugador japonés nacido en el exterior. Otros miembros del equipo vienen de Sudáfrica, Tonga, Nueva Zelanda y Corea del Sur. Sin duda, existe un elemento de oportunismo en la porosidad de las selecciones nacionales, y las reglas para el rugby son especialmente generosas. A los países les gusta que sus equipos ganen, y buscarán la excelencia donde puedan encontrarla. Este concepto es muy anterior a las competencias deportivas internacionales. Después de todo, la mayoría de los soldados que derrotaron a Napoleón para el Duque de Wellington habían nacido fuera de las Islas Británicas. Muchos de ellos ni siquiera hablaban inglés.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/O7sU7yQes;

Edit Newsletter Preferences