hassan rouhani STR/AFP/Getty Images

¿Puede la economía iraní hundir a Rouhani?

CAMBRIDGE – Para ser una “democracia controlada”, las elecciones presidenciales en Irán son notoriamente impredecibles. Y la próxima del 19 de mayo no es excepción, ya que el actual mandatario, Hassan Rouhani, se enfrenta a un duro retador conservador.

El adversario de Rouhani, Ebrahim Raisi, es un clérigo de alto rango al que se considera posible sucesor del Líder Supremo iraní, el ayatolá Ali Khamenei. La campaña de Raisi cobró impulso con la decisión de otro candidato conservador (Mohammad Bagher Qalibaf, alcalde de Teherán que en la elección de 2013 obtuvo la tercera parte de los votos de Rouhani) de retirarse de la competencia.

En 2013, cuando Rouhani ganó la elección, Irán sufría un 35% de inflación, la moneda nacional había perdido dos tercios de su valor en un año, y las sanciones internacionales paralizaban la economía. Las exportaciones de petróleo y la producción de automóviles (principal industria fabril iraní) habían también disminuido en dos tercios cada una, y los trabajadores industriales estaban inquietos y exigían el pago de sueldos atrasados.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/knPeSny/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.