Angela Merkel takes her place on the government bench Sean Gallup/Getty Images

¿Podrá Europa seguir apoyándose en Alemania?

BERLÍN – El resultado de la elección federal alemana contiene una enseñanza crucial para la Unión Europea: ni siquiera el país que le sirvió de base de estabilidad en medio de la crisis es inmune a la fragmentación política y a la polarización. Aunque la canciller Angela Merkel obtendrá casi con certeza un cuarto mandato, es probable que su nuevo gobierno sea considerablemente más débil que los tres que lo precedieron.

En el Bundestag ahora hay seis facciones, en vez de las cuatro de la legislatura anterior. La centroderechista Unión Demócrata Cristiana de Merkel (CDU) obtuvo el 33% de los votos, su peor resultado desde 1949, aunque todavía suficiente para darle la mayoría de los escaños en el parlamento. El centroizquierdista Partido Socialdemócrata (SPD), segundo partido político más importante de Alemania y parte de la última coalición de gobierno de Merkel, también alcanzó un mínimo de posguerra: sólo recibió el 20,5% de los votos.

En tanto, la populista Alternative für Deutschland (AfD) obtuvo el 12,6%, con lo que esta fuerza antieuro, prorrusa y decididamente xenófoba será el primer partido de ultraderecha que entre al Bundestag en casi sesenta años. Y el SPD tiró la toalla: rechazó formar parte del próximo gobierno.

En este contexto, es probable que Alemania sea gobernada por lo que ha dado en llamarse “coalición Jamaica”, por los colores de los partidos que la formarán: la CDU (negro), los verdes y los liberaldemócratas (FDP, amarillo). Pero la diversidad de sus posturas en política exterior preanuncia una coalición inmanejable.

Profundas divisiones también acecharán a la oposición liderada por el SPD. Es improbable que encuentre algún ámbito de cooperación con la otra fuerza opositora, la AfD, con la que casi no tiene valores compartidos. La AfD ya dejó en claro que usará su presencia en el parlamento para acosar a los otros partidos con su retórica populista y nacionalista. Es decir que las normas parlamentarias tradicionales de decoro y actuación colegiada están en riesgo.

Dado el papel central que tiene el Bundestag en la definición de la política alemana en relación con la UE, esto puede debilitar la capacidad del gobierno de Merkel para proveer la clase de liderazgo que Europa necesita ahora.

The World’s Opinion Page

Help support Project Syndicate’s mission

subscribe now

Pero no todo son malas noticias. La victoria de la CDU de Merkel, pese a su fragilidad, implica cierta base de continuidad sobre la cual construir. La rápida decisión de Merkel de asumir la responsabilidad de formar un gobierno de coalición viable implica que la política alemana seguirá guiándose por el compromiso de la canciller con la preservación de la UE y su firme defensa de la democracia y de los valores occidentales. Moderación, estabilidad y apertura internacional seguirán siendo principios rectores de Alemania, sin importar cuánta retórica desagradable lance la AfD.

Pero en lo que atañe a la respuesta a los desafíos internacionales, los socios de Alemania tendrán que ser pacientes. En particular, si bien se espera que Merkel trabajará codo a codo con el europeísta presidente francés, Emmanuel Macron, en la creación de un nuevo modelo de integración europea para la era post-Brexit, es difícil que pueda hacerlo de inmediato.

Sólo la formación de una coalición (en particular, una formada por conservadores, liberales y verdes) puede insumir meses. Y la elección del mes próximo en el estado de Baja Sajonia, donde la AfD obtuvo un importante nivel de apoyo, añade otro elemento de incertidumbre a la mezcla.

Pero incluso superada esa elección, el logro de consensos no será fácil. El año que viene hay elecciones en Baviera, bastión de la Unión Social Cristiana (CSU, aliada a la CDU). Ahora que siente el aliento de la AfD en la nuca, la CSU agudizó sus críticas a la política inmigratoria de Merkel, y es probable que el año entrante trate de empujar a la canciller más hacia la derecha.

Puede que la cuestión más peliaguda para los partidos de la coalición sea la eurozona. En este tema, el FDP y los verdes tienen posturas opuestas, particularmente en materia de gestión conjunta de crisis, mecanismos de respaldo mutuo y herramientas fiscales. Pero la negociación de puntos de acuerdo puede resultar útil para la UE en su conjunto, cuya dirigencia tendrá que buscar un equilibrio entre la responsabilidad de los estados miembros y las instituciones paneuropeas que la unión monetaria necesita para funcionar en forma efectiva.

Lo que tal vez sea más fácil para los partidos de la coalición alemana (y para los gobiernos francés y alemán) es crear un nuevo marco para la cooperación bilateral y europea en cuestiones de seguridad. Las encuestas muestran que el terrorismo y la seguridad interna preocupan a la ciudadanía más que la inmigración. Una respuesta a estas apremiantes cuestiones en el nivel de la UE (como insinuó Merkel en su discurso de victoria) tal vez recupere para el campo proeuropeo a los descontentos que pusieron en la urna la papeleta de AfD.

Cualquiera sea el gobierno que surja en Alemania en las próximas semanas, sus líderes tendrán que esforzarse más en explicar sus decisiones a ciudadanos y socios internacionales por igual. La presencia de AfD en el Bundestag expondrá a la opinión pública alemana a posturas más radicales en asuntos exteriores, en temas que van del liderazgo de la UE a las relaciones con Rusia, como no se oyeron en más de una generación. El centro alemán resistió, pero su consenso pronto será puesto a prueba.

Traducción: Esteban Flamini

http://prosyn.org/RgwHDX0/es;
  1. Television sets showing a news report on Xi Jinping's speech Anthony Wallace/Getty Images

    Empowering China’s New Miracle Workers

    China’s success in the next five years will depend largely on how well the government manages the tensions underlying its complex agenda. In particular, China’s leaders will need to balance a muscular Communist Party, setting standards and protecting the public interest, with an empowered market, driving the economy into the future.

  2. United States Supreme Court Hisham Ibrahim/Getty Images

    The Sovereignty that Really Matters

    The preference of some countries to isolate themselves within their borders is anachronistic and self-defeating, but it would be a serious mistake for others, fearing contagion, to respond by imposing strict isolation. Even in states that have succumbed to reductionist discourses, much of the population has not.

  3.  The price of Euro and US dollars Daniel Leal Olivas/Getty Images

    Resurrecting Creditor Adjustment

    When the Bretton Woods Agreement was hashed out in 1944, it was agreed that countries with current-account deficits should be able to limit temporarily purchases of goods from countries running surpluses. In the ensuing 73 years, the so-called "scarce-currency clause" has been largely forgotten; but it may be time to bring it back.

  4. Leaders of the Russian Revolution in Red Square Keystone France/Getty Images

    Trump’s Republican Collaborators

    Republican leaders have a choice: they can either continue to collaborate with President Donald Trump, thereby courting disaster, or they can renounce him, finally putting their country’s democracy ahead of loyalty to their party tribe. They are hardly the first politicians to face such a decision.

  5. Angela Merkel, Theresa May and Emmanuel Macron John Thys/Getty Images

    How Money Could Unblock the Brexit Talks

    With talks on the UK's withdrawal from the EU stalled, negotiators should shift to the temporary “transition” Prime Minister Theresa May officially requested last month. Above all, the negotiators should focus immediately on the British budget contributions that will be required to make an orderly transition possible.

  6. Ksenia Sobchak Mladlen Antonov/Getty Images

    Is Vladimir Putin Losing His Grip?

    In recent decades, as President Vladimir Putin has entrenched his authority, Russia has seemed to be moving backward socially and economically. But while the Kremlin knows that it must reverse this trajectory, genuine reform would be incompatible with the kleptocratic character of Putin’s regime.

  7. Right-wing parties hold conference Thomas Lohnes/Getty Images

    Rage Against the Elites

    • With the advantage of hindsight, four recent books bring to bear diverse perspectives on the West’s current populist moment. 
    • Taken together, they help us to understand what that moment is and how it arrived, while reminding us that history is contingent, not inevitable


    Global Bookmark

    Distinguished thinkers review the world’s most important new books on politics, economics, and international affairs.

  8. Treasury Secretary Steven Mnuchin Bill Clark/Getty Images

    Don’t Bank on Bankruptcy for Banks

    As a part of their efforts to roll back the 2010 Dodd-Frank Act, congressional Republicans have approved a measure that would have courts, rather than regulators, oversee megabank bankruptcies. It is now up to the Trump administration to decide if it wants to set the stage for a repeat of the Lehman Brothers collapse in 2008.