1

Diagnósticos para la salud global

CORVALLIS, OREGON – En los países desarrollados la mayoría de las personas dan por hecho que cuando se enfermen tendrán acceso a un diagnóstico y tratamiento oportunos. En efecto, si bien el proceso de diagnóstico –que en general supone enviar una muestra de sangre, orina o tejido a un laboratorio para analizarla– puede ser pesado y oneroso, los servicios de salud y laboratorios especializados son de amplio alcance. En consecuencia, la carga de las enfermedades en el mundo desarrollado ha disminuido sustancialmente.

En contraste, en el mundo en desarrollo millones de personas mueren cada año por enfermedades que son tratables, como la malaria, debido a la falta de laboratorios especializados y pruebas de diagnóstico alternativas. Sin embargo, se puede tener esperanza: avances en el campo de la microfluidica tienen el potencial de transformar los servicios de salud porque permiten llevar el sistema de pruebas de “norma de oro” basado en el laboratorio al lugar de atención (POC, por sus siglas en inglés).

Chicago Pollution

Climate Change in the Trumpocene Age

Bo Lidegaard argues that the US president-elect’s ability to derail global progress toward a green economy is more limited than many believe.

Una prueba POC que dé resultados precisos y oportunos ofrecería a poblaciones sin servicios adecuados acceso a pruebas de diagnóstico, lo que permitiría un tratamiento temprano y ayudaría a evitar un tratamiento inadecuado (tratar otra enfermedad con síntomas similares). Sin embargo, a fin de explotar su potencial, en las pruebas POC se debe tomar en cuenta una amplia gama de factores que afectan las aplicaciones de servicios de salud.

Primero, una prueba POC tiene que abordar obstáculos particulares de tipo operativo y ambiental del lugar donde será usada. Entre ellos, suministro de energía poco confiable, condiciones ambientales difíciles o impredecibles, tiempo de contacto limitado entre el proveedor del servicio de salud y el paciente, falta de entrenamiento del usuario, fuertes limitaciones de presupuesto e infraestructura local inadecuada, que pueden impedir el mantenimiento y reparación de los instrumentos relevantes.

En efecto, las condiciones de las pruebas POC pueden ir desde un proveedor de servicios de salud semicapacitado, que atiende en una clínica con electricidad y acceso a refrigeración, a un individuo sin capacitación en un ambiente sin mecanismos para controlar la temperatura o la humedad. Para garantizar la mayor cobertura posible, las pruebas POC deberían estar diseñadas para operar en ambientes con recursos mínimos.

Asimismo, en las pruebas POC se tienen que considerar distintos requisitos de las pruebas para fines clínicos. Mientras que para el diagnóstico de la malaria se necesita solamente un resultado negativo o positivo, en una prueba de carga viral de VIH se requeriría de un resultado graduado que indicara el índice de virus detectado.

Uno de los formatos de prueba POC más exitosos es el del embarazo, en el que se necesita solamente la orina de la usuaria y tarda aproximadamente quince minutos en mostrar el resultado. Este tipo de “pruebas de diagnóstico rápido” (PDR), que también se usan para enfermedades contagiosas como la malaria y el VIH, satisfacen muchos de los requisitos más importantes de aplicaciones globales de salud: son rápidas y asequibles, un usuario no capacitado las realizar sin dificultad, no requieren refrigeración. Pero no tienen la sensibilidad para ofrecer información adecuada de diagnóstico de varias enfermedades.

Por esta razón, los investigadores están trabajando en el desarrollo de pruebas en papel más especializadas. Por ejemplo se ha utilizado un nuevo tipo de dispositivo, del tamaño de un timbre postal, que divide la muestra en múltiples zonas con diferentes productos químicos de detección para el diagnóstico de  distintas enfermedades asociadas con la insuficiencia hepática en pacientes con VIH y tuberculosis. Además los dispositivos de "red de papel" incluyen mecanismos temporizadores integrados para permitir pruebas automatizadas de etapas múltiples, como las que se usan en laboratorios, pero en un formato desechable.

Otra forma de ampliar las capacidades de las pruebas de diagnóstico sería mediante las ventajas que ofrece la penetración de la red de telefonía móvil en países en desarrollo. Las PDR están en gran parte limitadas a aplicaciones que necesitan una interpretación visual. Un teléfono móvil no personalizado se podría usar para tomar y enviar datos de imágenes a un sitio remoto, donde personal de un servicio de salud podría ofrecer su opinión sobre los resultados.

No obstante, poner en aplicación un programa así plantea una serie de nuevos desafíos. Para garantizar resultados precisos de las pruebas, el usuario debe regular la variabilidad del posicionamiento de la cámara y las condiciones de luz en diferentes ambientes de la prueba. (Hay un enfoque prometedor actualmente en desarrollo que concibe un adaptador para conectar el teléfono móvil no personalizado a una PDR).

Además, una prueba que se hace en teléfonos requeriría de infraestructura de software, como protocolos de comunicación y procedimientos de priorización para fusionarse con el sistema de servicios de salud. También se tendrían que abordar las cuestiones de compatibilidad derivadas de los numerosos modelos de teléfonos móviles.

Finalmente, el despliegue exitoso de pruebas hechas en teléfonos no personalizados necesitaría de la autorización de la comunidad médica. La aprobación reciente por la Administración de Productos Alimenticios y Farmacéuticos de los Estados Unidos de numerosos dispositivos médicos basados en lectores de teléfonos móviles no personalizados representa un paso prometedor.

Fake news or real views Learn More

Se están desarrollando pruebas POC eficientes. La proliferación de los teléfonos móviles aumentará más las capacidades de estas pruebas. Estas capacidades que están surgiendo pueden ampliar el alcance de los diagnósticos de alta calidad a las poblaciones remotas, mejorar la administración de la salud y reducir los costos de la atención médica en todas partes.

Traducción de Kena Nequiz