guinto1_ALREN BERONIOAFP via Getty Images_typhoon philippines Alren Beronio/AFP via Getty Images

Las medidas contra la pandemia deben convertirse en medidas contra el cambio climático

CALAMBA – Mientras el mundo se centra en la crisis del COVID-19, el cambio climático sigue avanzando, con devastadoras consecuencias que abarcan también la respuesta misma a la pandemia.

No hay dudas de que los desastres naturales han aumentado en frecuencia e intensidad como resultado del cambio climático. Solo este año, Australia sufrió los incendios forestales más destructivos de su historia. Los países del este de África han tenido que enfrentar las peores plagas de langostas del desierto en décadas. Las Islas Salomón, Vanuatu, Fiyi y Tonga sufrieron un ciclón tropical de categoría 5. Europa padeció una ola de calor histórica. Mi país, Filipinas, ha sufrido intensas inundaciones y la temporada de tifones está lejos de acabarse.

Los científicos advierten que es probable que esos riesgos se combinen con el brote de COVID-19 y la respuesta de salud pública, lo que implica intensificar la presión sobre los sistemas de atención de salud, vaciar los recursos de repuesta de emergencia y socavar la capacidad de la gente de adherir al distanciamiento social. Todo esto exacerbará y se verá exacerbado por la crisis económica en curso y las arraigadas disparidades socioeconómicas, tanto entre los países como al interior de ellos.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/kYcJAaBes