xi jinping obor forum Mark Schiefelbein/Pool/Getty Images

Despoliticemos los proyectos de desarrollo

LONDRES – Dentro de unos días, el presidente chino Xi Jinping encabezará una reunión con muchos de los líderes de los 65 países que participan de la iniciativa “Cinturón y ruta de la seda” (OBOR, por la sigla en inglés), un revolucionario programa que canalizará inversiones por miles de millones de dólares a proyectos de infraestructura en Asia, África y Europa. El proyecto se apoya en sólidos argumentos económicos, pero ha generado reacciones ambiguas.

El principal motivador de la iniciativa OBOR es la conectividad física: una infraestructura eficiente mejora la productividad, alienta la inversión y reduce los costos del comercio. La existencia de canales eficaces de intercambio de bienes y redes de información bien conectadas acelera el crecimiento, aumenta las oportunidades económicas y reduce la desigualdad.

La buena noticia es que esa infraestructura puede construirse en forma eficiente y rentable. La clave es una cooperación que aproveche las ventajas comparativas de cada país (trátese de capital, habilidades tecnológicas, capacidades logísticas o constructivas, materias primas o incluso bienes industriales). Esta estrategia puede ser disparador de desarrollo en países de bajos ingresos y ayudar a las economías emergentes a eludir la temida trampa de los ingresos medios.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/7LlkBLt/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.