0

Block Thinking

Hoy el “multiculturalismo” se ha vuelto un término sospechoso en casi todas partes del mundo, especialmente en Europa. La gente dice cosas del tipo: “Yo antes estaba a favor de la apertura y la tolerancia de la diferencia, pero ahora veo adónde conduce”. Pero, ¿ adónde conduce?

Casi todas las razones para el aparente descrédito de la tolerancia tienen que ver con el Islam. Incluso los pedidos simples, como el de las estudiantes que quieren cubrirse la cabeza con un pañuelo en clase, de repente cobran una inmensa relevancia política y son tratados como cuestiones que deben resolverse en el más alto nivel de gobierno. La gente –y también sus líderes electos- suelen tener la sensación de que este tipo de propuestas aparentemente inocentes son, en realidad, parte de una “agenda oculta” ominosa.

Chicago Pollution

Climate Change in the Trumpocene Age

Bo Lidegaard argues that the US president-elect’s ability to derail global progress toward a green economy is more limited than many believe.

Esa agenda es el “Islam” que, según imaginan muchos, incluye todas las cosas terribles sobre las que leemos en la prensa a diario: el apedreamiento de las mujeres adúlteras según la ley Sharia en el norte de Nigeria, la amputación de las manos de los ladrones en Arabia Saudita, los crímenes de honor de las mujeres que se niegan a los matrimonios por acuerdo en Pakistán (o incluso en ciudades del norte de Inglaterra como Bradford y Manchester), la voluntad de justificar los atentados suicidas.

Si uno responde que las jovencitas que quieren usar pañuelos en la cabeza en la escuela no viven en Nigeria o Arabia Saudita, y casi con seguridad no comparten las opiniones Wahhabi extremas que existen en esos países, se topará con una mirada de pena casi indulgente, una mirada del tipo reservado a los irremediablemente ingenuos. O le contarán historias sobre cómo imanes sauditas entrenados le están torciendo el brazo a las jóvenes, convirtiéndolas en involuntarios bueyes de cabestrillo para el “Islam”.

De hecho, hoy resulta prácticamente imposible hablar sobre los pañuelos en la cabeza como una cuestión por derecho propio. Toda la evidencia sociológica sobre los motivos de las jóvenes, que en realidad son muy variados, es descartada como irrelevante. Lo único que importa es la amenaza planteada por el Islam

Este es un ejemplo clásico de lo que yo llamo “pensamiento en bloque”, que parece haber dado pasos agigantados en Europa en los últimos años. El libro reciente de John Bowen Why the French Don’t Like Headscarves ( Por qué a los franceses no les gustan los pañuelos en la cabeza ) documenta este cambio.

El pensamiento en bloque funde una realidad variada en una unidad indisoluble, y lo hace de dos maneras. Primero, las diferentes manifestaciones de la devoción o cultura islámica son consideradas modos alternativos de expresar el mismo significado medular. Segundo, se considera entonces que todos los musulmanes defienden estos significados medulares. La posibilidad de que una chica que usa un pañuelo en la cabeza pueda en realidad estar rebelándose contra sus padres y su tipo de Islam, y de que otras pudieran ser profundamente devotas y, a la vez, sentir una absoluta repugnancia por la discriminación de género o la violencia, se pierde de vista.

El pensamiento en bloque es un fenómeno antiquísimo, y todos lo practicamos en alguna medida. Pero, si bien en otra época podríamos haber sido indulgentes sobre sus consecuencias, hoy tiene un potencial explosivo, porque las personas que piensan de esta manera son los principales candidatos a ver el mundo en términos de la teoría de Samuel Huntington del “choque de civilizaciones”.

Peor aún, la manera en que luego actúa esta gente tiende a acercarnos más al escenario monstruoso de Huntington. Al tratar a todos los segmentos variados del Islam como meramente partes de una amenaza unificada a Occidente, hacen que a los musulmanes les resulte más difícil pararse y criticar a sus propios pensadores en bloque –gente como Osama bin Laden, que está construyendo su propio enemigo unificado, compuesto por “cristianos y judíos”.

Los pensadores en bloque de cada lado brindan ayuda y alivio a los pensadores en bloque del otro lado, y con cada intercambio nos acercan a un abismo. Pero, ¿cómo podemos frenar esta locura?

El pensamiento en bloque persiste, en parte, porque sus críticos en ambos bandos son desconocidos para los del bando contrario. De hecho, cuántas veces un crítico del pensamiento en bloque europeo se topa con este tipo de respuesta: “Pero, ¿dónde están los musulmanes que critican el Islamismo extremo?”

Fake news or real views Learn More

Por supuesto, es poco probable que los encontremos en los salones de los periodistas parisinos o en la clase política profesional europea más amplia. Pero explicarle esto a los pensadores en bloque nunca tendrá el impacto de una conexión real con el discurso multifacético que, en rigor de verdad, tiene lugar en el otro lado.

La verdadera pregunta, entonces, es la siguiente: ¿Dónde están las figuras de transición que puedan ofrecer esa conexión tan urgente y necesaria?