Wind turbine.

Dejemos que sople el viento

BERLÍN – Cuando considera el cambio climático, la mayoría de la gente piensa que las turbinas eólicas y los paneles solares son una parte importante de la solución. Sin embargo, en el transcurso de los próximos 25 años, el aporte de la energía solar y eólica para la resolución del problema será insignificante -y el costo, enorme.

La Agencia Internacional de Energía calcula que aproximadamente el 0,4% de la energía global hoy proviene de la energía solar y eólica. Aún en 2040, si todos los gobiernos implementaran todas sus promesas verdes, la energía solar y eólica apenas representaría el 2,2% de la energía global. Esto es así, en parte, porque la energía eólica y solar ayudan a reducir las emisiones de gases de tipo invernadero sólo a partir de la generación de electricidad, que representa el 42% del total, pero no de la energía utilizada en la industria, el transporte, la construcción y la agricultura.

Sin embargo, la razón principal por la que la energía eólica y solar no pueden ser una solución importante para el cambio climático surge de un obstáculo casi insuperable: necesitamos energía cuando no brilla el sol y cuando no sopla el viento.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/ZHwYfJ9/es;

Handpicked to read next