6

¿Sobrevivirá Londres al Brexit?

LONDRES – El Brexit desató una tormenta en el mundo financiero de la City londinense. Nadie sabe todavía qué clase de acceso al mercado financiero único de la Unión Europea tendrán las empresas con sede en el Reino Unido, y la decisión de la primera ministra Theresa May de convocar a una elección general el 8 de junio complica todavía más el panorama, al menos en el corto plazo. Pero hay una molesta sensación de que ya nada será igual, y que se pagará un precio por abandonar la UE.

Así que las empresas de servicios financieros con sede en el RU, especialmente las que habían elegido Londres como base de operaciones europea precisamente para poder acceder a todo el mercado de la UE desde un único lugar, están analizando opciones. Incluso están siendo obligadas a ello por las autoridades, que exigen saber cómo piensan mantener la continuidad del servicio a sus clientes si se diera un Brexit “duro” (el gobierno de May prefiere hablar de un Brexit “limpio”, pero son sutilezas semánticas).

Los centros europeos rivales vieron aquí una oportunidad de llevarse una parte del negocio de vuelta al continente (o a Irlanda). Y hace mucho que los gobiernos de otros países lamentan la primacía londinense: que el principal centro de transacción de instrumentos denominados en euros estuviera fuera de la eurozona era algo difícil de aceptar.

Hace pocos años, el Banco Central Europeo intentó imponer que la compensación de instrumentos en euros tuviera lugar dentro de su jurisdicción, pero un fallo del Tribunal Europeo de Justicia se lo impidió. Tiene su ironía: ahora uno de los objetivos principales de May es sacar al RU de la órbita del TEJ.