3

Las razones por las que las finanzas pueden salvar el planeta

PARÍS – La mayoría de las personas aborrecen las finanzas, porque las consideran el epítome de la irresponsabilidad y la avaricia, pero, aun después de haber causado una recesión de las que sólo ocurren una vez en un siglo y millones de desempleados, las finanzas parecen indispensables para prevenir una catástrofe aún peor: el cambio climático.

Se necesitan medidas urgentes para contener el calentamiento planetario y prevenir un desastre para la Humanidad; sin embargo, la comunidad mundial padece una desesperante carencia de instrumentos. No hay demasiado apoyo para las soluciones más deseables propuestas por los economistas, como, por ejemplo, un límite mundial a las emisiones de los gases que producen el efecto de invernadero, junto con un sistema de comercialización, o la aplicación de un precio mundial del carbono mediante un impuesto mundial a las emisiones de CO2.

En cambio, las negociaciones para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se celebrará en París el próximo mes de diciembre se están basando en promesas voluntarias yunilaterales llamadas contribuciones determinadas en el nivel nacional. Aunque la inclusión de objetivos voluntarios tiene el mérito de crear un impulso mundial, no es probable que de ese planteamiento resulten compromisos que sean a un tiempo vinculantes y proporcionados con el problema.

Ésa es la razón por la que los defensores del clima están buscando cada vez más otros medios de desencadenar la adopción de medidas. Las finanzas ocupan el primer lugar en la lista.