14

Dar continuidad al repunte de Trump

LONDRES – La victoria de Donald Trump en las presidenciales de Estados Unidos sorprendió a la mayor parte del mundo. Pero el presidente electo sigue desafiando las expectativas. Contrariamente a lo predicho por varios expertos, las bolsas de valores han subido fuertemente desde que ganara, y los tres principales índices estadounidenses llegaron a máximos históricos a medida que subía el dólar. Explicar estas respuestas imprevistas nos podría dar un atisbo de lo que espera a los mercados en los próximos meses.

Antes de las elecciones, la mayoría de los analistas predecían que una victoria de Trump generaría una gran venta de acciones en el mercado de valores y una fuerte demanda de bonos estatales de bajo riesgo. Y, de hecho, eso fue lo que pasó cuando se comenzaron a conocer los resultados, partiendo por su resonante victoria en Florida y, tras ello, el impulso que iba ganando a medida que aumentaba su ventaja en el Colegio Electoral. Para cuando ya parecía irreversible, el índice Dow Jones de valores estadounidenses había caído 800 puntos, y el S & P 500 estaba “en su límite más bajo”. Más aún, el dólar comenzó a resbalar, y la fuga hacia los activos de mayor calidad de los mercados del Tesoro de EE.UU. hizo que los rendimientos de los bonos se desplomaran.

Chicago Pollution

Climate Change in the Trumpocene Age

Bo Lidegaard argues that the US president-elect’s ability to derail global progress toward a green economy is more limited than many believe.

Pero el pesimismo de los mercados no duró mucho. Poco después de que el presidente electo diera en Nueva York su discurso de aceptación, cerca de las 3 de la mañana de la Hora estándar del este, los valores comenzaron a aumentar, y lo han seguido haciendo desde entonces, ayudando a impulsar los activos de riesgo en todo el mundo. Puesto que los capitales fluían a Estados Unidos, el dólar se fortaleció a niveles no vistos en cerca de 13 años.

Sumado a esto, muchos inversionistas han abandonado la seguridad de los bonos de gobierno, generando un alza de las tasas de interés todavía más pronunciada que la que se produjo en la sobrerreacción de los mercados (el llamado “taper tantrum”) en 2013 tras la declaración del Presidente de la Reserva Federal Ben Bernanke de que la Fed tenía intenciones de ir bajando su estímulo a la liquidez. Hoy los mercados tienen la certeza de que la Fed subirá las tasas de interés el mes que viene.

La explicación más probable radica en las declaraciones de Trump después de las elecciones, que se han centrado principalmente en las medidas de estímulo al crecimiento de su programa económico, como la desregulación, las reformas de los impuestos a las corporaciones y el gasto en infraestructura. Desde su elección, ha evitado en gran parte hablar sobre sus promesas de compaña orientadas al proteccionismo, como imponer gravámenes aduaneros de castigo a China y México, desmantelar el Tratado Norteamericano de Libre Comercio (NAFTA) y rescindir el acuerdo de libre comercio bilateral con Corea del Sur. Aunque ha reiterado su promesa de retirarse de las Asociación Transpacífico, acuerdo que en todo caso no se ha ratificado. Y también ha optado por no repetir sus críticas a la Fed y su gestión.

Este cambio de énfasis ha convencido a los mercados de que puede que Trump decida no implementar las medidas más dañinas para el crecimiento que sugirió en la campaña. Trump se ha vuelto mucho más conciliador, declarando al New York Timesque no quería “dañar a los Clinton” nombrando un fiscal especial para investigar  su ex rival. De manera similar, tras años de criticar al Presidente Barack Obama, Trump ha hablado positiva y hasta elogiosamente de él.

Pueden verse tendencias similares en la actitud de Trump hacia sus ex oponentes republicanos, incluido el Vocero de la Cámara Paul Ryan y uno de sus más abiertos detractores dentro del partido, el ex Gobernador de Massachusetts Mitt Romney. Puesto que los republicanos ganaron la mayoría de ambas cámaras del Congreso y ganaron más terreno a nivel de los estados, la distensión de Trump con las estructuras del partido es una buena señal para la promulgación de sus políticas pro-crecimiento.

Por supuesto, para hacer realidad un crecimiento más veloz e incluyente, validando con ello a los exuberantes mercados, se necesitará más que eso: un diseño cuidadoso, una amplia aceptación política y una implementación sostenida en el tiempo. Más aún, todavía está por seleccionarse el equipo que estará a cargo de tal proceso; como otros nominados, bien puede ser que sus miembros enfrenten largos procesos de aprobación y, en algunos casos, objeciones a su confirmación en el Senado.

Una vez el equipo esté trabajando, sus miembros tendrán que ver cómo hacer para que los planes de Trump funcionen para una economía que ha dependido demasiado (por necesidad, no por opción) de políticas monetarias no convencionales. El plan ha de reconocer que durante este prolongado periodo de expansión monetaria, tanto los mercados financieros como la asignación de recursos se han distorsionado, agravando la desigualdad del ingreso.

La buena noticia es que el próximo gobierno puede basarse en medidas ya formuladas durante el mandato de Obama pero que tuvieron poco impulso debido a las muy polarizadas y disfuncionales posturas políticas en el Congreso que caracterizaron la mayor parte de sus ocho años de gobierno. Son medidas que abordan imperativos tales como la inversión en infraestructura, la reforma tributaria y la creación de empleos.

Pero por supuesto Estados Unidos no existe en el vacío. Si se han de satisfacer las expectativas de los mercados, si el presidente electo también tendrá que superar los retos externos (o, al menos, contenerlos). Los acontecimientos en Europa, que se enfrenta a una serie de sucesos políticos potencialmente desestabilizadores en los próximos meses, tendrán consecuencias particularmente importantes.

En Italia se está por realizar un referendo constitucional que podría causar la caída del Primer Ministro Matteo Renzi. El Reino Unido tiene que presentar un plan para un proceso ordenado y creíble de abandono de la UE. En Francia, la ultraderechista Marine Le Pen del Frente Nacional intentará convertir las próximas elecciones presidenciales en otro golpe antisistema. Y en Alemania la Canciller Angela Merkel tratará de posicionarse para ganar otro mandato en el próximo otoño, en un ambiente que ha causado tropiezos a los políticos tradicionales.

Fake news or real views Learn More

No obstante el riesgo de inestabilidad en Europa, Trump está en posición no solo de ayudar a impulsar el crecimiento en Estados Unidos, sino de hacerlo más incluyente. Si impulsa un giro apoyado por el Congreso hacia una postura económica más amplia, su gobierno también podría hacer que el sector privado comience a hacer uso de sus grandes reservas de dinero no para maniobras de ingeniería financiera cortoplacista, sino para hacer inversiones en fábricas, equipos y personas que apunten hacia un mayor crecimiento. Para que durante su presidencia se disipe la frustración económica que llevó a tantos estadounidenses a votar por él y se validen y amplíen las ganancias del mercado, esta perspectiva debe convertirse en una realidad.

Traducido del inglés por David Meléndez Tormen