Reorientar la política exterior de los Estados Unidos

NUEVA YORK – Hace unos cuarenta años, cuando entré a la Universidad de Oxford como estudiante de posgrado, indiqué que me interesaba estudiar Medio Oriente. Me informaron que esta parte del mundo se clasificaba entre los “Estudios Orientales”, y que me asignarían el profesor adecuado. Sin embargo, cuando llegué a la oficina de mi profesor para tener una primera reunión, observé que sus libreros tenían obras con caracteres chinos. Mi profesor era especialista en lo que era, al menos para mí en ese entonces, el Oriente equivocado.

Algo parecido a este error le ha sucedido a la política exterior estadounidense. Los Estados Unidos se han preocupado por Medio Oriente –en cierta forma, el Oriente equivocado- y no han prestado la atención necesaria a Asia oriental y el Pacífico, donde se escribirá gran parte de la historia del siglo XXI.

La buena noticia es que ese foco de atención está cambiando. En efecto, la política exterior estadounidense está teniendo una transformación silenciosa, que es importante y, desde hace tiempo, necesaria. Los Estados Unidos están volviendo a descubrir Asia.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/Zcb5Nop/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.