Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

London traffic Nur Photo/Getty Images

Cómo explicar la recuperación global en medio de recesión política

MILÁN – En verano la vida se aquieta, y se abre un espacio para reflexionar sobre temas fundamentales. Uno de los mayores enigmas que ocupa mi mente estos últimos tiempos es la divergencia actual entre una extendida disfunción política y la relativa solidez de la economía y los mercados financieros.

Hoy las principales economías del mundo experimentan una recuperación firme, con alguna que otra recaída. Es verdad que el desempeño económico está lejos del pleno potencial: según dónde uno mire, hallará brechas de producción, exceso de apalancamiento, estados contables frágiles, subinversión y obligaciones no financieras futuras desfinanciadas. Sin embargo, los mercados financieros no muestran signos de convulsión, a pesar del retiro gradual del estímulo monetario.

Pero al mismo tiempo, parece haber un empeoramiento de las condiciones políticas. Hay cada vez más polarización, en parte por una creciente resistencia a la globalización y a las pautas de crecimiento desigual que generó. Por ejemplo, según informa el Pew Research Center, en Estados Unidos no sólo hay un vehemente desacuerdo entre compatriotas de ideas opuestas, sino también falta de empatía y de respeto.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/vzbeZPves;

Handpicked to read next

  1. leonard52_Frank Augstein - WPA PoolGetty Images_borisjohnsonthumbsup Frank Augstein/WPA/Pool/Getty Images

    The End of the EU’s Brexit Bounce

    Mark Leonard

    After years of watching the United Kingdom muddle through a political crisis while enjoying an unprecedented level of unity among themselves, Europeans now must prepare for darker days. Negotiations over the future UK-EU relationship will inevitably divide Europeans and offer fodder to Euroskeptics.

    1

Edit Newsletter Preferences