Sean Gallup/Getty Images

Las ciudades reciben a los inmigrantes

CORK – En muchos países, particularmente en Europa, la inmigración se presenta cada vez más como una cuestión de seguridad. Ante la presión del populismo alarmista, los políticos tradicionales han comenzado a pedir que se la restrinja más, y algunos países están ignorando abiertamente su obligación legal y su responsabilidad moral de dar protección a los refugiados que huyen de conflictos.

Pero no todo son malas noticias. Mientras en los niveles nacional e internacional, un discurso político corrosivo impide una acción efectiva, proliferan en el nivel municipal iniciativas progresistas y eficaces para la integración de los inmigrantes.

Alcaldes y administradores locales están creando infraestructuras sociales y físicas para facilitar la recepción de inmigrantes y refugiados en las comunidades locales. No consideran a los recién llegados como meras estadísticas, sino como gente real, con el potencial de convertirse en miembros productivos de la comunidad local. Y los funcionarios de las ciudades saben que la clave para aprovechar ese potencial es un proceso de integración bien gestionado.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/8utJPOg/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.