President Donald Trump and German Chancellor Angela Merkel Alex Wong/Getty Images

El escarmiento de Merkel es la desgracia de Europa (y del mundo)

JOHANNESBURGO – Uno de los errores de interpretación más habituales que cometen los dirigentes europeos respecto de la hostilidad del presidente estadounidense Donald Trump hacia los aliados tradicionales de Estados Unidos o la prontitud con que su gobierno se ha lanzado a demoler el orden internacional es suponer que nada de esto sucedió antes. Todo lo contrario.

“Mi filosofía es que todos los extranjeros quieren jodernos, y nuestra tarea es joderlos a ellos antes”. Es lo que sostuvo en 1971 John Connally, entonces secretario del Tesoro de los Estados Unidos, como parte de su exitoso intento de convencer al presidente Richard Nixon de que era hora de castigar a Europa abandonando el sistema de Bretton Woods.

Sin duda Trump también coincidiría con que “puestos a elegir entre los requisitos de un sistema internacional estable y la conveniencia de conservar la libertad de acción para la política nacional, varios países, entre ellos Estados Unidos, eligieron bien y optaron por lo segundo”. Lo dijo Paul Volcker, entonces presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, refiriéndose a la decisión de Nixon en un discurso que pronunció siete años después. El futuro presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos declaró además que una “reducción controlada de la integración de la economía mundial [era] un objetivo legítimo para los ochenta”.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/blKIpwp/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.