Artistic image of paprika foregrounding a newspaper.

El granero africano

KIGALI – En el primer Día Mundial de la Alimentación en 1945, personas de todo el mundo celebraron la creación de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación y el lanzamiento de la primera acción mundial coordinada de lucha contra el hambre. Este año, en el Septuagésimo Día Mundial de la Alimentación, los países están movilizándose tras los Objetivos de Desarrollo Sostenible, uno de los cuales requiere la eliminación del hambre y la malnutrición de aquí a 2030, junto con la creación de un sistema alimentario más resistente y sostenible. ¿Se puede hacer?

Con el rápido crecimiento de la población mundial (hasta unos 8.500 millones de habitantes en 2030), las consecuencias del cambio climático cada vez más evidentes y la merma de la cantidad de tierra cultivable, resulta innegable que la consecución de dicho objetivo será un empeño ingente, pero para África, que cuenta con el 60 por ciento de la tierra cultivable del mundo y climas favorables para una tremenda diversidad de cultivos, la de esforzarse para conseguirlo representa una oportunidad notable a fin de velar por la seguridad alimentaria para los africanos (uno de cada cuatro está desnutrido) e impulsar su economía volviéndose una importante exportadora de alimentos.

Aunque muchas economías africanas han experimentado un rápìdo crecimiento en los últimos años, el sector agrícola ha permanecido estancado. De hecho, la agricultura africana sigue dominada por las pequeñas explotaciones, que carecen de acceso a una tecnología que aumente la productividad, está centrada principalmente en una escasa diversidad de productos y sigue deficientemente conectada con los mercados, la manufactura y la economía más amplia. Además de socavar la seguridad alimentaria –África sigue siendo una importante importadora de alimentos–, la escasa productividad agrícola contribuye a la persistencia de la pobreza rural, precisamente cuando en muchas ciudades de África está surgiendo una clase media.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/KlUJBjD/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.