El momento de Haití

NUEVA YORK – La suerte no ha sido amable con Haití. El dolor y el sufrimiento resultantes del terremoto del año pasado fueron ya enormes y después los han agravado el huracán Tomas y un brote de cólera. Ahora hay una tensión en aumento en torno a las elecciones que acaban de celebrarse.

Esa epidemia se ha propagado a los diez departamentos del país, así como a la capital, Puerto Príncipe. El Ministerio de Salud Pública de Haití informa de que el número de muertos se acerca a los 2.000 y el número de infectados supera los 80.000. Como muchas personas no tienen un acceso fácil a los hospitales y las clínicas, esas cifras son cálculos muy aproximados. Los equipos de las Naciones Unidas temen que el número efectivo de muertos e infectados actuales llegue a ser el doble.

Está claro que la epidemia va a seguir extendiéndose. Depende de una cepa particularmente virulenta de cólera y de cuestiones subyacentes: un sistema nacional de salud poco sólido, condiciones sanitarias deficientes y falta de agua potable y otros servicios básicos. La Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) calculan que el brote podría afectar a unas 400.000 personas durante los seis próximos meses.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/NzWgclL/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.