Jean-Claude Juncker delivers his State of the Union speech at the European Parliament Patrick Herzog/Getty Images

La quimera de la reforma francoalemana

CAMBRIDGE – En Estados Unidos siempre dicen que toda política es local. Aparentemente, lo mismo puede aplicarse (hasta cierto punto) a la Unión Europea, cuya agenda depende en última instancia de la política interna de los estados miembros principales.

Esto vale especialmente para las instituciones de la eurozona, que en opinión de casi todos están necesitando una reforma urgente. De hecho, un hilo común recorrió dos importantes discursos pronunciados por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y por el presidente francés, Emmanuel Macron, el mes pasado: la necesidad de fortalecer la eurozona.

En el discurso sobre el estado de la Unión, Juncker delineó audazmente una ambiciosa visión para el futuro de Europa, en la que llamó a que la UE complete la creación de la unión bancaria, establezca un ministerio de finanzas europeo (totalmente integrado a la Comisión) y amplíe el presupuesto paneuropeo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/X8OU3M3/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.