Menstrual products Allison Shelley/For The Washington Post via Getty Images

Hay que quitarle el misterio a la menstruación

LONDRES/BALTIMORE – La menstruación es tan natural como el latido del corazón. Sin embargo, para las mujeres más vulnerables del mundo (incluidas refugiadas, indigentes, adolescentes y desplazadas por diversas emergencias) el período puede ser una experiencia difícil e incluso peligrosa.

En muchas sociedades, el período femenino es un tema envuelto en eufemismos y secretismo, debido a creencias comunitarias que pueden llevar a las niñas y las mujeres a sentirse avergonzadas, aisladas e inseguras. Cuando esto se combina con falta de acceso a productos sanitarios o a sitios seguros y privados donde usarlos, los resultados pueden ser social y emocionalmente devastadores.

Las dificultades para el manejo de la menstruación pueden afectar negativamente la capacidad de trabajar o ir a la escuela, lo que agrava la ansiedad, el estrés y el miedo que sienten mujeres y niñas. Las prácticas menstruales inseguras también provocan graves riesgos para la salud. Por ejemplo, en algunas partes del África subsahariana y el sur de Asia es común que mujeres y niñas deban usar métodos de protección ineficaces y antihigiénicos, como lodo, hojas o estiércol, que aumentan el riesgo de infección.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

Help make our reporting on global health and development issues stronger by answering a short survey.

Take Survey

http://prosyn.org/Fv1FRCP/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.