Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

benami158_HUSSEIN FALEHAFP via Getty Images_iraqprotestfireflag Hussein Faleh/AFP via Getty Images

No es otra Primavera Árabe

TEL AVIV – “Un fantasma recorre el mundo rico. Es el fantasma de la ingobernabilidad”. Así comienza un editorial de The Economist publicado hace unos meses, que imita la primera línea del Manifiesto comunista. Pero el problema de la ingobernabilidad no afecta solamente a los países desarrollados. En todo el mundo árabe, la gente salió a las calles a manifestar que no se dejará gobernar hasta que sus dirigentes gobiernen bien.

Los detonantes inmediatos de las protestas varían según el país. En Argelia, lo que movilizó a la gente fue el anuncio de la candidatura del presidente Abdelaziz Bouteflika para un quinto período. En Egipto, fue el ajuste del programa estatal de subsidio alimentario, que provee bienes básicos (por ejemplo arroz) a millones de personas. En Irán, el causante fue un aumento del 50% a los precios de los combustibles (antes muy subsidiados); en Sudán, el costo de vida y la escasez de pan; y en el Líbano, un proyecto de gravar las llamadas de voz en aplicaciones como WhatsApp.

Pero estas chispas pudieron causar incendios sólo porque ya había abundante material inflamable. Aunque Bouteflika renunció, Egipto reinscribió a 1,8 millones de personas en el programa de subsidio alimentario y el Líbano canceló el impuesto a WhatsApp, las protestas continuaron.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/2gt2Zbres;

Edit Newsletter Preferences