rodrik180_Dursun AydemirAnadolu Agency via Getty Images_eu china agreement Dursun Aydemir/Anadolu Agency via Getty Images

La estratagema de Europa para China

CAMBRIDGE – Justo cuando 2020 llegaba a su fin, la Unión Europea y China anunciaron la concreción de un Acuerdo Integral de Inversión (Comprehensive Agreement on Investment, CAI) entre ambos gigantes económicos. «Será el acuerdo más ambicioso que haya firmado China con otro país», alardeó el anuncio oficial de la Comisión Europea.

El CAI permite a las empresas europeas un mayor acceso al mercado chino, elimina (o reduce) los requisitos del gobierno chino para los emprendimientos conjuntos y transferencia de tecnología en algunos sectores, y promete un trato igual para las empresas estatales y mayor transparencia regulatoria. Además, el gobierno chino asumió ciertas obligaciones sobre sostenibilidad ambiental y derechos laborales, entre las que destaca su compromiso a realizar «esfuerzos continuos y sostenidos» para ratificar el Convenio relativo al Trabajo Forzoso u Obligatorio.

En el papel, este no solo es un triunfo para la industria europea, sino también para los derechos humanos, pero el CAI no fue recibido por todos de manera positiva. La reacción de EE. UU. incluyó desde desilusión hasta una rotunda hostilidad, para los partidarios de la línea dura, incluidos los funcionarios del gobierno saliente de Trump, la decisión da la sensación de que Europa se doblegó ante el poder económico de China y concede a ese país un importante triunfo diplomático.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/YjFmz2Ees