Workers smooth out a new sidewalk John Moore/Getty Images

Un plan de infraestructura que realmente funcionaría

NUEVA YORK – El plan del presidente estadounidense Donald Trump para impulsar el gasto en infraestructura mediante créditos fiscales no generó mucho entusiasmo en los inversores. Su muy esperada propuesta de actualizar y reparar las decrépitas infraestructuras estadounidenses (rutas, aeropuertos, puentes, túneles, etc.) quedará en nada a menos que todas las partes estén dispuestas a pensar nuevas formas de financiar esos proyectos.

En la actualidad, las inversiones en infraestructura se pagan con los impuestos o con tarifas a cargo de los usuarios (por ejemplo, peajes). Pero hay una alternativa que permitiría poner a trabajar el patrimonio público presente en el nivel local: la gestión profesional de activos públicos ya existentes.

No hablamos de reciclado de activos o privatización con otro nombre. Para que una privatización aumente la cantidad de recursos disponibles para financiar infraestructuras públicas, hay que vender los activos por una cifra superior al valor actual del beneficio que generan en poder del Estado.

To continue reading, register now.

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

Subscribe

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

https://prosyn.org/xCo7ME3es