Chernobyl Celestino Arce/ZumaPress

Los otros chernóbiles de Ucrania

KIEV – En el año 1983, la Unión Soviética inauguró dos reactores nucleares en lo que hoy es Ucrania. Uno de ellos, la unidad cuatro de Chernóbil, sufrió una explosión e incendio tres años después, mismos que liberaron grandes cantidades de partículas radiactivas a la atmósfera – este fue un accidente catastrófico cuyos efectos se sienten aún hoy en día, mucho más allá de las fronteras de Ucrania. El otro reactor, una unidad localizada en la Central Nuclear del Sur de Ucrania, permanece en funcionamiento, a pesar de que todos los indicios sugieren que la  unidad debería ser retirada.

El funcionamiento prolongado de dicha unidad, y de las cada vez más envejecidas plantas de energía nuclear del país, probablemente no habría sido posible sin el apoyo financiero de los contribuyentes europeos, brindado a través del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD) y de la Comunidad Europea de la Energía Atómica (EURATOM), como parte de un programa de “actualización de seguridad”, con una inversión de €600 millones (USD650 millones). Desafiando tanto al Convenio sobre evaluación del impacto en el medio ambiente en un contexto transfronterizo (Convenio de Espoo), como al contrato de préstamo suscrito con el BERD, el mencionado programa se implementó en ausencia de cualquier consulta con los vecinos europeos de Ucrania.

Gracias a estos esfuerzos, en el año 2013 la Autoridad Estatal de Inspección de la Regulación Nuclear (SNRIU) decidió conceder a la Central Nuclear del Sur de Ucrania un permiso que extiende su vida útil por un período de 10 años. Sin embargo, de acuerdo con un estudio exhaustivo publicado el mes pasado por el Centro Ecológico Nacional de Ucrania (NECU), la evaluación en la que se basa dicha decisión fue profundamente defectuosa. De hecho, el reactor de la unidad número uno sufre vulnerabilidades peligrosas, y el desgaste que se observa en algunas de sus áreas ya supera niveles que son diez veces mayores a los tolerables. El estudio advierte que dichas vulnerabilidades podrían dar lugar a una emergencia nuclear, lo que conduciría a la liberación de partículas radiactivas en el interior de la unidad – o incluso en el medio ambiente.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/NpwJ8TN/es;