US President Donald Trump and Chinese President Xi Jinping shake hands JIM WATSON/AFP/Getty Images

El mundo según Trump y Xi

NUEVA DELHI – La principal democracia del mundo (Estados Unidos) se está pareciendo cada vez más a la más grande y antigua autocracia que queda en el mundo (China). Con sus políticas agresivamente unilaterales que se burlan del consenso internacional, el presidente Donald Trump justifica en la práctica el prolongado cuestionamiento del derecho internacional por parte de su par chino, Xi Jinping, y agudiza riesgos ya de por sí serios para el orden mundial basado en reglas.

China está expresando sus reclamos territoriales en el Mar de China Meridional con métodos agresivos que incluyen la militarización de áreas en disputa y la extensión de sus fronteras muy adentro de aguas internacionales, pese a un fallo arbitral internacional que las invalida. Además, el país ha convertido los caudales fluviales transfronterizos en un arma y usa el comercio internacional como instrumento de coerción geoeconómica contra países que no se someten a sus deseos.

Estados Unidos condenó muchas veces estas acciones. Pero con Trump sus condenas han perdido credibilidad, y no sólo porque estén regadas de elogios a Xi, a quien Trump calificó de “estupendo” [terrific] y de “todo un caballero”. En la práctica, la conducta de Trump reforzó la sensación de que Estados Unidos se comporta con hipocresía, y envalentonó todavía más a China en su revisionismo territorial y marítimo en la región de los océanos Índico y Pacífico.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/5cm1le7/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.