A worker standing at a dock of a port in Shanghai JOHANNES EISELE/AFP/Getty Images

Aranceles altos sobre las importaciones chinas debilitarían a Estados Unidos

BEIJING – Hasta los años 1970, el comercio exterior de Estados Unidos, en términos generales, era equilibrado. Sin embargo, a partir de mediados de esa década, el excedente comercial para servicios aumentó significativamente, mientras que el déficit para bienes comenzó a expandirse. Este desequilibrio se ha vuelto una preocupación esencial en los círculos políticos y económicos norteamericanos. El presidente Donald Trump sostiene que el creciente déficit externo de Estados Unidos refleja reglas internacionales injustas que benefician a sus socios comerciales, y China recibe la mayor atención. 

Para entender la actual relación comercial entre China y Estados Unidos, deberían considerarse dos puntos. Primero, hasta 1985, China tenía un déficit comercial con Estados Unidos. Luego el desequilibrio viró y China registró un excedente comercial de 60 millones de dólares con Estados Unidos, que representaba el 0,3% del déficit externo total de Estados Unidos. En 2016, sin embargo, el déficit comercial de Estados Unidos con China ascendía a 347.000 millones de dólares, que representaban el 44% de su déficit total. Segundo, el volumen del excedente de otros países con Estados Unidos no ha aumentado mucho. El excedente comercial de Japón con Estados Unidos era de 103.000 millones de dólares en 1985; en 2007, había aumentado a sólo 130.000 millones.

El continuo crecimiento de los déficits comerciales de Estados Unidos, particularmente desde mediados de los años 1980, refleja la expansión monetaria de la Reserva Federal, que ha inflado los precios de los inmuebles y las acciones; gracias al resultante efecto de riqueza, el consumo ha aumentado y el ahorro ha disminuido. Al mismo tiempo, el déficit fiscal de Estados Unidos ha aumentado de manera drástica, debido especialmente a la intervención militar de Estados Unidos, financiada con deuda, en Oriente Medio y otras partes. Como el dólar ya no está sujeto al oro y es una moneda de reserva internacional, Estados Unidos puede sostener su déficit comercial imprimiendo más dólares para respaldar las importaciones.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/dtCU0WZ/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.