A screen showing images of South Korea's president Moon Jae-in, US president Donald Trump, China's president Xi Jinping, and North Korea's leader Kim Jong Un KIM SUE-HAN/AFP/Getty Images

Trump cancela, China gana

LONDRES – La decisión abrupta del presidente norteamericano, Donald Trump, de cancelar su cumbre planeada para el 12 de junio con Kim Jong-un representa un golpe diplomático para el líder norcoreano, y una victoria aún mayor para China. En apenas unos meses, la imagen de Kim ha pasado de ser la de un paria internacional a la de un conciliador frustrado.

Kim no podría haber soñado con un éxito mayor. Frente a las amenazas de ataques aéreos y las duras sanciones económicas de Estados Unidos -inclusive de su vecino y supuesto aliado China-, Corea del Norte ha alcanzado el estatus de estado con armas nucleares. Y ahora hasta puede reclamar una suerte de instancia moral suprema. Kim, después de todo, fue el primero en plantear la idea de una cumbre bilateral histórica con Estados Unidos, y ahora vio cómo su propuesta fue rechazada -después de ser aceptada- por Trump.

Sin duda, nadie en el este de Asia alberga alguna ilusión de que Kim haya cambiado. Sigue siendo un dictador brutal y una potencial amenaza para la paz regional. Pero hasta ahora todos los vecinos de Corea del Norte -Japón, Corea del Sur, China y Rusia- han encontrado que su estrategia diplomática es más predecible, y hasta más creíble, que la de Estados Unidos.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/GC3cNnT/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.