Spencer Platt/Getty Images

Una guerra comercial contra los más pobres del mundo

PRAGA – Los aranceles al acero del presidente estadounidense Donald Trump han aumentado la posibilidad de que una guerra comercial ocurra en los hechos. La Unión Europea advierte que tiene “todo un arsenal a nuestra disposición para responder”, mientras que China amenaza con “una respuesta justificada y necesaria”.

Economistas, políticos y figuras públicas han expresado su preocupación con respecto a la amenaza de barreras comerciales que siguen la política de ojo por ojo. Pero, es difícil exagerar el daño potencial. Los nuevos obstáculos al libre comercio no solamente nos llevan en la dirección equivocada; sino que también socavan la mejor oportunidad que se tiene para transformar las vidas de miles de millones de las personas más pobres del mundo y obtener beneficios que valen millones de millones de dólares cada año.

Es razonable señalar que un comercio más libre tiene costos. Gran parte de las opiniones expresadas hoy por los líderes políticos – que tienen mucho en común con lo que subyace a las intensas protestas antimonopolio de la década de 1990 – refleja la realidad de que todos los acuerdos comerciales les cuestan el puesto de trabajo a algunas personas y que algunos de los desplazados no encontrarán otro puesto de trabajo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/DVLEFFM/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.