El mito del comercio y la ayuda

El comercio y la ayuda se han convertido en palabras de moda a nivel internacional. Una mayor asistencia (incluyendo la condonación de la deuda) y un mayor acceso a los mercados de los países ricos para los productos de los países pobres parecen estar en el primer lugar de la agenda global. En efecto, el debate hoy en día no es sobre qué hacer sino cuánto hacer y qué tan rápido.

En todo esto se pierden las claras lecciones de las últimas cinco décadas de desarrollo económico. Entre las más importantes destaca que el desarrollo económico está en gran medida en manos de las naciones pobres mismas. Los países que han tenido éxito en el pasado reciente lo han obtenido mediante su propio esfuerzo. La ayuda y el acceso a los mercado rara vez han desempeñado un papel crítico.

Consideremos un país que tiene acceso libre y preferencial a los mercados de su vecino más grande, que además es la economía más poderosa del mundo. Supongamos por otra parte que ese país puede enviar a millones de sus ciudadanos a trabajar del otro lado de la frontera, que recibe un volumen inmenso de inversión y que está totalmente integrado a las cadenas de producción internacionales. Además, al sistema bancario del país lo apoya la disposición demostrada por su vecino rico de servir como prestamista de último recurso. La globalización no puede ser mejor, ¿cierto?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/lK2xjdi/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.