John Overmyer

El nuevo ojo de la mente

CAMBRIDGE – La física y la cosmología modernas sugieren que las verdades básicas acerca de cómo funciona la naturaleza y cómo surgió nuestro universo son visibles solamente para quienes pueden ver sucesos que ocurren más rápidamente que el tiempo que demora la luz en cruzar un protón y cuya visión es capaz de distinguir distancias sub-nucleares. Afortunadamente, eso no deja de lado a los seres humanos, ya que podemos aumentar el alcance de los ojos con los que nacimos.

El Gran Colisionador de Hadrones (LHC) nos da esta oportunidad. Al hacer chocar protones entre sí con una energía sin precedentes, monitoreando las muchas partículas que surgen de las colisiones y reconstruyendo los eventos principales que las produjeron, en la práctica los físicos habrán construido el microscopio más rápido y de mayor resolución de la historia, en el que cada protón toma una instantánea del interior del otro.

El LHC es un proyecto de ingeniería grandioso, sobre cuyas varias características asombrosas se ha informado con profusión. No abundaré en esos detalles, e iré a la pregunta central: ¿qué podemos esperar ver?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/4YAmTXS/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.