La última extinción

BONN – Agricultores en toda Africa están actualmente involucrados en una lucha desigual contra una mosca pestilente de la fruta cuyo hogar natural está en Asia. La mosca, detectada por primera vez en 2004 en Mombasa en la costa de Kenia, desde entonces hizo estragos en todo el continente, diezmando los mangos y otros cultivos y devastando subsistencias.

En un esfuerzo por combatir a la mosca, un equipo del renombrado instituto ICIPE en el este de Africa recientemente se dirigió a Sri Lanka en busca de un predador natural. Los investigadores ya han detectado uno que, después de un cuidadoso análisis, fue considerado seguro como para ser lanzado en el contexto de Africa y, aparentemente, con posibilidades de derrotar al invasor inoportuno.

Sin embargo, este trabajo pionero hoy está en suspenso, al igual que las esperanzas de millones de agricultores que aguardan una respuesta efectiva y amigable con el medio ambiente para la crisis. Países de Asia -por cierto, países de todo el mundo en desarrollo- no están exportando sus recursos genéticos, abundantes y económicamente importantes.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/TD2l7G8/es;